Una Unión quebradiza. Las grietas sociales, laborales y políticas de una Unión Europea sin argumentos democráticos

Artículo escrito por Antonio Sanabria* y Éric Toussaint**. Publicado en el nº 28 del Boletín Ecosocial de la FUHEM (septiembre-noviembre) de 2014.

La actual crisis ha puesto en evidencia las graves carencias y contradicciones de la Unión Europea (UE). Es por ello que a nuestro parecer sus causas hay que buscarlas más allá de la coyuntura económica a partir de 2007, sino en su propia configuración como proyecto neoliberal. Las grietas abiertas en la UE no son solo el resultado ante los estragos de una crisis, sino también consecuencia de las respuestas para enfrentarla. Una respuesta que, como veremos, resulta carente de argumentos democráticos que la legitimen.

Sigue leyendo

Las trampas del realismo

Foto: Álvaro Minguito

Foto: Álvaro Minguito

Publicado en eldiario.es

El lunes pasado una noticia secundaria de El Mundo se colaba como una corriente helada entre las conversaciones de quienes seguimos de cerca el fenómeno Podemos. Un auténtico jarro de agua fría. A última hora de la noche del domingo se habían tomado decisiones trascendentales para la votación que comenzaría al día siguiente. Los equipos que así quisieran podrían hacer un pack indivisible con sus tres documentos. Esto, junto a otros detalles de la votación, favorecería al grupo de Pablo Iglesias.

Sigue leyendo

El programa económico del cambio político: puntos de partida

Publicado en Cuadernos de eldiario.es nº 6, junio de 2014.

bob

Foto: Álvaro Minguito. 9 de mayo de 2011. Acampada del 15M. Puerta del Sol, Madrid.

Primero comenzó a generalizarse la idea de que las élites políticas de este país estaban gestionando la crisis atendiendo a los intereses de una minoría y en contra de la mayor parte de la población. El binomio de recortes en servicios públicos básicos y rescate bancario ilustra y extiende la idea de que quienes se enriquecieron en el período previo a la crisis, y son sus principales responsables, consiguen imponer a la ciudadanía una factura que no le corresponde. La injusticia se torna evidente y la connivencia entre el poder político y económico que la hace posible, también. El 15 de mayo de 2011 la denuncia se expresó con total claridad: “No somos mercancías en manos de políticos y banqueros”.

A partir de esa percepción generalizada de injusticia, poco a poco, fue ganando terreno la idea de que la situación económica que sufrimos no sólo es injusta: también es evitable. De ahí la importancia crucial de que el “sí se puede” calara tan hondo en el imaginario colectivo de amplias capas de la población. Si es posible hacer las cosas de otra manera, es inadmisible que sigan haciéndose así.

Este último 25 de mayo la convicción de que las cosas deben y pueden ser distintas irrumpió sonoramente en el mapa electoral. Sigue leyendo