1 sello de 0.40

DSC_8730

1 talego

1camisa

1 par de calzoncillos

1 par de calcetines

1 cartera con fotografías

1 petaca

1 botas

1 pantalón

1 manta

1 carpeta de papel para escribir

1 sello de 0.40

Estas eran las pertenencias de Nicasio Urbina Fernández, natural de Anchuras, Ciudad Real, el día de su fallecimiento en la cárcel de Valdenoceda. Así consta en el registro de su defunción.

Con 62 años, 6 hijos y de profesión jornalero del campo, había sido acusado por un consejo de guerra de “auxilio a la rebelión” durante la guerra civil, siendo condenado a 20 años de prisión. Entra en esta cárcel  un 26 de septiembre de 1940, donde fallece apenas 6 meses después.

La cárcel de Valdenoceda era una antigua fábrica de seda, reconvertida en penal entre 1938 y 1943. Allí fueron a parar condenados de distintas partes de España. Se convirtió en un auténtico campo de exterminio, donde los presos vivían hacinados y morían de frío, hambre y enfermedad.

Contaban los supervivientes que el sueño más recurrente de los reclusos era un simple trozo de pan.

La muerte de Nicasio le fue comunicada a su viuda mediante una carta. En el expediente de la carcel esta escrito a mano que el sello de 0.40 cts. que conservaba el recluso “se puso en la carta a la viuda” con tal fin.

El pasado sábado 18 de abril de 2015, 74 años después de su fallecimiento, sus restos le fueron entregados a sus familiares, durante un acto organizado por la Agrupación de Familiares y Amigos de Represaliados en Valdenoceda.

Sentido y actualidad de la teoría política

Publicado en eldiario.es

La ciencia política española no supo prever ni en un principio reaccionar ante la monumental crisis política, ética y económica que se nos venía encima. Estaba literalmente a otra, y es algo aún pendiente de analizar. Sin embargo el que iniciativas como Podemos hayan surgido de ella, junto a la eclosión de politólogos en los medios haciendo un buen trabajo, parece mostrar que la ciencia política española se está recuperando de su fracaso inicial en esta crisis.

Pero, ¿y la teoría política? ¿Dónde ha estado? ¿Hay vida en la politología más allá de la acción estratégica y el análisis del comportamiento político? ¿Seremos capaces de fraguar los tímidos intercambios que en este sentido han surgido los últimos meses?

Sigue leyendo

Consecuencias esperadas

Miguel González Abeytua

Hoy he leído este artículo sobre la introducción de la estructura 3+2 en la Educación superior en España que está despertando tantas críticas en el sector educativo y me ha invadido una doble sensación de indignación y desasosiego. Indignación porque es insoportable la ofensiva contra los derechos de las mayorías sociales que llevamos años sufriendo, y desasosiego porque este ataque lleva mucho tiempo en marcha. Sus desastrosas consecuencias ya fueron anunciadas.

Sigue leyendo

La coacción del BCE a Grecia

(Artículo publicado originalmente en la web del CADTM)

El Banco Central Europeo (BCE) anunciaba[1] que dejará de aceptar los bonos de deuda griegos como garantía o “colateral” en sus préstamos a los bancos si Grecia no alcanza un acuerdo con la UE y el FMI. El argumento técnico del organismo monetario es que hasta hora podía hacer una excepción al admitir como aval los títulos de deuda pública griegos, calificados como “bonos basura” (junk bonds) siempre que Grecia se mantuviera bajo un programa de ajuste de la UE y el FMI, lo que garantizaría la solvencia de esos activos. Pero mientras no se alcance ese acuerdo, según el BCE no podrían aceptarlos para no poner en riesgo al conjunto de la Unión.

Tras esta fachada tecnocrática, con la imagen de una autoridad monetaria decidida en aplicar de manera mecánica su mandato, la motivación real desde el BCE es obviamente política. Una extralimitación de sus su funciones y un evidente chantaje en pleno proceso de renegociación planteado por Grecia, entre otros con el propio BCE.

Sigue leyendo

Nueva política y corrupción

Publicado en eldiario.es

A nadie se le escapa que uno de los retos más urgentes que tenemos por delante es salir de la monumental crisis ética en la que está inmerso el país. El estandarte de la nueva política lo enarbolan nuevas y viejas formaciones que, junto a la recuperación de los servicios públicos y la reversión de la austeridad, sitúan como puntos centrales la lucha contra la corrupción y la profundización democrática.

Y sin embargo unos y otros, me refiero aquí a Podemos e Izquierda Unida, afrontan estas semanas diversos asuntos que levantan dudas entre sus potenciales votantes. Es verdad que mucho de todo ello aparece entre el ruido de titulares malintencionados o de verdades a medias en una ofensiva investigadora que ya hubiéramos querido para el PP o el PSOE. Pero no asumir que a pesar de todo las dudas aparecen sería un error.

Sigue leyendo

Entonces ¿la política era esto?

Pablo Iglesias y Alberto Garzón en un acto moderado por Olga Rodríguez. Captura del vídeo.

Pablo Iglesias y Alberto Garzón en un acto moderado por Olga Rodríguez. Captura del vídeo.

Publicado en eldiario.es

Hace apenas un año nacía Podemos, la formación que está revolucionando el panorama electoral en España. Este ha sido el periodo donde también, lentamente, en Izquierda Unida se ha ido dando paso a Alberto Garzón, abriendo con ello expectativas para una profunda renovación.

De la mano de estas dos importantes novedades ha dado el salto a la alta política una generación acostumbrada a la cultura de la izquierda radical, al menos desde los años de los movimientos antiglobalización, así como una generación más joven, bregada en las luchas estudiantiles contra Bolonia y el 15M.

Si hubiéramos leído hace un año el párrafo que encabeza este artículo esbozaríamos una amplia sonrisa de satisfacción e incredulidad. Hoy sin embargo somos muchos los que tenemos dificultades para sonreír. La política institucional se ha revelado dura hasta el punto de resultar desoladora y cruel.

Sigue leyendo

Memoria reciente del integrismo católico español

Concentración antifascista en el Teatro Alfil. 10.03.2006/©ÁlvaroMinguito

Concentración antifascista en el Teatro Alfil. 10.03.2006/©ÁlvaroMinguito

Aún no han pasado ni diez años. A primeros de marzo de 2006 un “hombre de unos 50 años”, según informaba la prensa, colocaba un artefacto explosivo en el Teatro Alfil, en el barrio madrileño de Malasaña. La bomba estaba preparada para estallar cuando la obra ya hubiera comenzado y el público se encontrara sentado en las butacas. Hubiera podido ser una masacre.

El cómico Leo Bassi interpretaba entonces “La Revelación”, un alegato contra el fundamentalismo religioso y un homenaje al laicismo, según declaró. En esos días las amenazas contra su persona y los ataques contra el teatro se sucedieron en forma de pintadas con amenazas de muerte, una concentración fascista a la puerta del local (convocada por el partido Alternativa Española, presidido entonces por Blas Piñar) e incluso un intento de incendio de su taquilla. Tampoco faltaron las burlas y las acusaciones de “haberse puesto él mismo la bomba”.

Pocos días después la Asamblea de Malasaña, junto a la Coordinadora Antifascista, convocaba una concentración en apoyo del cómico y contra el fascismo a la que acudieron cerca de 300 personas. Se denunció la pasividad institucional contra este tipo de hechos y Leo Bassi agradeció el inesperado apoyo popular recibido.

Nunca se detuvo a nadie por este intento de atentado, ningún cargo público lo “condenó”. La noticia pasó más pronto al olvido que los continuos ataques que Leo Bassi siguió sufriendo desde diversos medios y partidos políticos. Como tantas otras noticias sobre ataques ultraderechistas que han sembrado de asesinatos nuestra historia desde la Transición.

Me pregunto qué pensará estos días el hombre que colocó entonces la bomba en el Alfil, hoy de unos 58 años, mientras lee las noticias de la masacre en París. Cuáles serán sus opiniones acerca de la libertad de expresión, del fundamentalismo religioso, del asesinato por convicciones religiosas.