Las mentiras de las cifras del déficit

Ilustración de: María Calzadilla

María Calzadilla

Publicado en el periódico Diagonal

El Gobierno del PP ha anunciado que el déficit público se situará en el 6,7% del PIB, mientras la Comisión Europea anunciaba otra cifra, el 10,2%, al incluir las cuantiosas ayudas a la banca. A día de hoy, sin embargo, el único dato contrastable nos lo proporcionan las Cuentas No Financieras del INE. Éstas mostraban un déficit del 9,9% del PIB hasta septiembre sin tendencia a decrecer, por lo que probablemente supere el 10%. En cualquier caso, tal baile de cifras significa que, tras más de un año de recortes brutales de todo tipo (educación, sanidad, 281.000 empleos públicos, etc.), el déficit de 2011 no sólo no se habrá reducido, sino que será incluso superior en unos 5.000 millones de euros: desde los 98.900 millones (9,3% del PIB) a más de 104.000 millones en 2012. Ello abre una serie de contradicciones y aporías en el discurso ideológico neoliberal sobre la salida de la crisis a través de los sacrificios de la austeridad:

Sigue leyendo

Anuncios

Retratos de la crisis

Retratos de la crisis

El pasado 21 de diciembre Rodrigo Rato declaró en Madrid como imputado en el caso Bankia.

Este hombre de Estado, imagino que en su afán de reconducir las interferencias públicas en el sacrosanto mercado capitalista, ha ejercido en los últimos años como Ministro de Economía (2000-2004), Vicepresidente primero del gobierno de España (2003-2004), Director gerente del FMI (2004-2007) y Director de Caja Madrid y Bankia (2010-2012). También desde la empresa privada ha perseguido su quimera no intervencionista como Director de Banca de Inversión en el estadounidense Banco Lazard (2007-2010), la misma entidad a la que contrató para dirigir la salida a Bolsa de Bankia al poco de inaugurar su presidencia en la entidad.

No podemos desde luego dudar del éxito de su empeño liberal.

Como era de esperar, el pasado 21 de diciembre y ante el juez, rechazó toda responsabilidad en el hundimiento de Bankia. Achacó el mismo a la situación financiera mundial, a su propio partido en el poder y al gobierno anterior.

Basta repasar de nuevo su experiencia laboral, para reconocer en él a lo que se dice un campeón, y acompañar este reconocimiento con un par de palmaditas en la espalda y a otra cosa, a ver dónde te colocamos ahora.

En la puerta de la Audiencia Nacional, en la calle Prim número 12 de Madrid, más de un centenar de estafados por la entidad esperaron durante casi cuatro horas la entrada y salida de Rodrigo Rato, a pesar del frio y del cordón policial que impedía el tránsito por la calle. Personas a las que en la mayoría de los casos les han desaparecido, como en un mezquino juego de trilero, los ahorros de toda una vida. Y que esperaban encontrarse cara a cara con uno de los responsables de su actual situación.

Rostros a los que no se atrevió a mirar de frente.