El sustrato político de una huelga de hambre

Jorge Arzuaga

Jorge en la Puerta del Sol. Álvaro Minguito/DISO Press.

Ayer jueves se anunció el fin de la huelga de hambre que mantenían cuatro personas en la madrileña Puerta del Sol exigiendo la dimisión del gobierno de Mariano Rajoy. Se cumplían 40 días sin comer para Jorge Arzuaga, el joven que la inició, en una acción que ha generado múltiples adhesiones y también un pequeño debate sobre la idoneidad de la misma.

Mañana sábado, justamente, se cumple el noventa aniversario del fin de una de las huelgas de hambre de mayor impacto en la historia europea. Poco después de finalizar la Guerra Civil irlandesa, en octubre de 1923, más de 8.000 presos republicanos opuestos al Tratado anglo-irlandés escogían esta vía de lucha para protestar por su encarcelamiento. Tras el primer mes de ayuno solo la continuaron 200 presos. La huelga se suspendió el 23 de noviembre tras la muerte de dos de ellos. Habían pasado 41 días. La mayoría de los huelguistas lograron la libertad una vez juraron lealtad al nuevo Estado Libre de Irlanda. Aquel centenar que se negó a cumplir esta condición pasaría un año más en prisión.

Sigue leyendo

Anuncios