Periodismo ciudadano, resistencia ciudadana

Esta fotografía es de ayer mismo, 15 de enero de 2013, frente al hotel Ritz de Madrid.

tablet 2

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Madrid había llamado a la ciudadanía a concentrarse a su puerta para dar la bienvenida a los representantes de cerca de 200 empresas, entre las que se encuentran Bankia, Telefónica o Prisa.

Durante dos días se celebra allí,  a pocos metros del edificio de la Bolsa, el Spain Investors Day, un encuentro en el que “grandes inversores conocerán de primera mano la visión de la economía española que ofrecerán, además de SAR el Príncipe de Asturias, el Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, el Presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, el Secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, el Secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, el Secretario General de Industria y PYMES, Luis Valero y la presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez”.

Un cordón policial impidió al casi centenar de congregados acercarse a la puerta del hoteles en bacalar, teniendo para ello que empujarlos en varias ocasiones, por lo que se vivieron algunos momentos de tensión.

La mañana finalizó sin detenciones, tanto dentro como fuera del Hotel Ritz.

Anuncios

Retratos de la crisis

Retratos de la crisis

El pasado 21 de diciembre Rodrigo Rato declaró en Madrid como imputado en el caso Bankia.

Este hombre de Estado, imagino que en su afán de reconducir las interferencias públicas en el sacrosanto mercado capitalista, ha ejercido en los últimos años como Ministro de Economía (2000-2004), Vicepresidente primero del gobierno de España (2003-2004), Director gerente del FMI (2004-2007) y Director de Caja Madrid y Bankia (2010-2012). También desde la empresa privada ha perseguido su quimera no intervencionista como Director de Banca de Inversión en el estadounidense Banco Lazard (2007-2010), la misma entidad a la que contrató para dirigir la salida a Bolsa de Bankia al poco de inaugurar su presidencia en la entidad.

No podemos desde luego dudar del éxito de su empeño liberal.

Como era de esperar, el pasado 21 de diciembre y ante el juez, rechazó toda responsabilidad en el hundimiento de Bankia. Achacó el mismo a la situación financiera mundial, a su propio partido en el poder y al gobierno anterior.

Basta repasar de nuevo su experiencia laboral, para reconocer en él a lo que se dice un campeón, y acompañar este reconocimiento con un par de palmaditas en la espalda y a otra cosa, a ver dónde te colocamos ahora.

En la puerta de la Audiencia Nacional, en la calle Prim número 12 de Madrid, más de un centenar de estafados por la entidad esperaron durante casi cuatro horas la entrada y salida de Rodrigo Rato, a pesar del frio y del cordón policial que impedía el tránsito por la calle. Personas a las que en la mayoría de los casos les han desaparecido, como en un mezquino juego de trilero, los ahorros de toda una vida. Y que esperaban encontrarse cara a cara con uno de los responsables de su actual situación.

Rostros a los que no se atrevió a mirar de frente.

Escenarios para un rescate

Estos días se debate la posibilidad de que España tenga que ser rescatada por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF, por sus siglas en inglés), como ya sucediera con Grecia, Portugal e Irlanda. No deja de ser ilustrativo que la posibilidad de ser rescatado genere pavor.

Técnicamente, el “rescate” es un crédito solicitado cuando un Estado no logra captar recursos por sí mismo en los mercados a un coste sostenible. Éste no es todavía el caso español, pero sí necesita ahora financiar repentinas y cuantiosas ayudas a su sistema bancario. En todo caso, ese crédito lleva aparejada una elevada condicionalidad, o lo que es lo mismo, la contrapartida de profundizar en la espiral de recortes. Normal los miedos.

Sigue leyendo