Sentido y actualidad de la teoría política

Publicado en eldiario.es

La ciencia política española no supo prever ni en un principio reaccionar ante la monumental crisis política, ética y económica que se nos venía encima. Estaba literalmente a otra, y es algo aún pendiente de analizar. Sin embargo el que iniciativas como Podemos hayan surgido de ella, junto a la eclosión de politólogos en los medios haciendo un buen trabajo, parece mostrar que la ciencia política española se está recuperando de su fracaso inicial en esta crisis.

Pero, ¿y la teoría política? ¿Dónde ha estado? ¿Hay vida en la politología más allá de la acción estratégica y el análisis del comportamiento político? ¿Seremos capaces de fraguar los tímidos intercambios que en este sentido han surgido los últimos meses?

Sigue leyendo

Anuncios

Crítica y amistad política en las confluencias de la izquierda

la-amistad-marco-tulio-ciceron-traduc-cabanero-trotta-13699-MLA3384109074_112012-OPublicado el pasado lunes en eldiario.es

Durante los próximos meses, organizaciones como Izquierda Unida (IU), Equo y posiblemente Podemos, que comparten objetivos y grandes líneas programáticas, intentarán confluir de cara a las próximas citas electorales en plataformas donde se encontrarán con otros movimientos sociales y ciudadanos independientes.

Como todo proceso de alianza entre diferentes, éste se puede afrontar reclutando fuerzas para los diversos bandos en liza de cara a las próximas batallas internas, o apostando por una política liberada de la sospecha permanente.

Sigue leyendo

¿Dónde quedó la ética judía? Apuntes sobre una traición

Martin Buber y Judah Magnes ante la Comisión Angloamericana en Jerusalén, 1946.

Martin Buber y Judah Magnes ante la Comisión Angloamericana en Jerusalén, 1946.

Una versión más reducida de este artículo se publicó el pasado sábado en eldiario.es.

Más de 1.800 muertos en el último mes, un 85% de ellos población civil. Más de 400 niños asesinados. Cerca de 10.000 heridos, de los que 2.800 son menores. Este es el atroz balance de la violencia estatal ejercida por Israel en el último mes en Gaza. Por el lado israelí hay 67 víctimas mortales, un 96% soldados.

Entre los actos de guerra más espantosos se cuentan los 6 ataques israelíes a escuelas de la UNRWA que servían de refugio principalmente a mujeres y niños.

En 1938, en medio de lo que diversos autores consideran la segunda Intifada árabe en Palestina, la organización terrorista Irgún reventó, a base de represalias directas contra civiles árabes, la llamada política de contención (havlagah) llevada en un principio por la Agencia Judía. Martin Buber, uno de los grandes filósofos judíos del siglo veinte y exponente central del sionismo cultural, escribió entonces un artículo titulado “Sobre la traición”:

Sigue leyendo

Parrhesía y nueva política

parresiaPublicado en eldiario.es

En los dos últimos cursos que dictó en el Collège de France antes de morir, recogidos en sendos volúmenes, Michel Foucault giró hacia uno de los asuntos a mi entender más ricos y sugerentes de su espléndida obra. El autor francés abordó “el gobierno de sí y de los otros”. En un tema político trascendental para la teoría clásica y humanista, que la Modernidad había ido olvidando, Foucault situó como piedra de toque su idea del decir veraz y libre, del hablar franco y con coraje. En su acepción griega, de la parrhesía.

Pero ¿qué tiene que ver este decir con valentía la verdad con el gobierno de uno mismo? ¿Y con el de una comunidad política? Como trataré de explicar, prácticamente todo.

Tomemos nuestra actualidad. Desde el 15M cada vez más en nuestro país se dicen las cosas claras, aún a pesar de que, conscientes de la vieja cultura política incrustada en tantas y tantas instituciones, sepamos que este decir veraz nos pueda acarrear no pocas represalias.

Sigue leyendo

Argumentos republicanos: contra el rey de los esclavos

Milton-tenure_kings_thumbPublicado en eldiario.es

La tradición teórica republicana es amplia, compleja y variada. A lo largo de los más de dos milenios que llevan desde la formulación aristotélica de la constitución mixta a la actualidad, han sido numerosos los acontecimientos y autores que la han enriquecido.

La mezcla de las “buenas” formas puras de gobierno –monarquía, aristocracia y el buen gobierno de muchos, la politeia– por ese gran crítico de la democracia que fue Aristóteles, también suponía un importante freno a la tiranía. La plasmación práctica de todo ello en Roma ofrece ese primer molde republicano en el que se fijarán los tiempos venideros. Consulado, Senado y asambleas populares, sin olvidarnos de los tribunos de la plebe, darán cuenta de un régimen nacido para equilibrar y lidiar con los conflictos entre las diversas clases sociales.

Sigue leyendo

Bajo la piel del activista (III): «Yo no soy activista»

Este artículo es la tercera entrega de un texto más extenso, que se ha dividido en tres partes:

Bajo la piel del activista (I): Las tres lealtades
Bajo la piel del activista (II): Sin ilusión no hay compromiso
Bajo la piel del activista (III): «Yo no soy activista»

La noción de activista o militante que se maneja a lo largo de las tres entregas de este artículo hace referencia a su capacidad para actuar sobre la realidad, y por eso es compleja y bastante restrictiva, ya que se basa en esa triple relación con la causa, la organización y la célula. Por eso es posible que bastantes lectores hace tiempo hayan concluido: «yo no soy activista, soy otra cosa. Me muevo, pero no a ese nivel».
Sigue leyendo

Bajo la piel del activista (II): Sin ilusión no hay compromiso

Este artículo es la segunda entrega de un texto más extenso, que se ha dividido en tres partes:

Bajo la piel del activista (I): Las tres lealtades
Bajo la piel del activista (II): Sin ilusión no hay compromiso
Bajo la piel del activista (III): «Yo no soy activista»

A quien tenga experiencia como activista social y se haya asomado a esta segunda entrega después de leerse la primera le agradezco su paciencia. Porque hay que tener paciencia para leer sobre ideas que, como ya avisábamos, resultan incómodas a quien lleva tiempo manejándose entre ellas. Una pregunta puede llegar a abrirse paso a través de la maleza de la conciencia: ¿de verdad tiene sentido ser fiel, ser leal, ser comprometido? La respuesta inmediata siempre es que sí, faltaría más… Pero en parte tenemos miedo a considerar la posibilidad de una respuesta negativa. Una pregunta así necesita una respuesta sin ambigüedades, o la ausencia de la misma pondrá al activista en riesgo de descuidar aquello que mantiene sus lazos de fidelidad. ¿De qué se nutre, pues, esa la lealtad? Sea cual sea, esa fuente tiene que ser poderosa, ya que el activista acomete esfuerzos grandes, y con frecuencia asume riesgos incómodos. Y aun así, en efecto, se mantiene en la brecha, en esa relación recíproca de lealtad, de reciprocidad.

Sigue leyendo