La persistente amenaza a la igualdad de género

viñeta p. 65

Capítulo 9 del libro Lo llamaban democracia. De la crisis económica al cuestionamiento de un régimen político (Colectivo Novecento).

También John Stuart Mill, en su ensayo El sometimiento de las mujeres, mostró la incoherencia de que la universalidad de los principios liberales quedase ceñida a los varones. A pesar de la proclama universalista, nada más y nada menos que la mitad de la población quedaba excluida de ser considerada sujeto válido para firmar aquel nuevo pacto político que alumbraba la Ilustración, y que daba origen a las democracias modernas. Esta alianza social contra el Antiguo Régimen nacía de la Razón por encima de las supersticiones, del mérito por encima de los privilegios de cuna, y sin embargo iba a justificar —sosteniendo argumentos que sus nuevos presupuestos ideológicos defenestraban— que la mitad de esa sociedad, las mujeres, aun contribuyendo al logro democrático, quedaran fuera del estatus de ciudadanas. Así sucedería en plena Revolución Francesa. La causa sería justamente algo tan aleatorio como el sexo con el que se nace y las atribuciones “naturales” que de esto se deriva. Sigue leyendo

Anuncios

La crisis en España no es fiscal, sino bancaria

Imagen

Capítulo 3 del libro Lo llamaban democracia. De la crisis económica al cuestionamiento de un régimen político (Colectivo Novecento)

La llegada de la crisis a España quiso ser vista como evidencia de una “insostenible” política económica, cimentada sobre un gasto público excesivamente generoso. Un Estado de bienestar que no podía pagarse. Las respuestas, primero del gobierno del PSOE en 2010, luego corregidas y aumentadas por el PP, dieron por bueno el argumento al acometer una política de recortes con la que recuperar la confianza de los inversores. Había  que recortar el gasto público a fin de reequilibrar los presupuestos, y hasta reformar la Constitución para priorizar el pago a los acreedores. Pero la crisis, antes que fiscal es bancaria, consecuencia de una gigantesca acumulación de deuda privada, sobre todo de grandes empresas —créditos bancarios casi en su totalidad— y de entidades financieras.

Sigue leyendo

La respuesta de las élites: del «giro keynesiano» al volantazo neoliberal

Imagen

Capítulo 2 del libro Lo llamaban democracia. De la crisis económica al cuestionamiento de un régimen político (Colectivo Novecento)

Aunque la crisis tardaría oficialmente un año en llegar a la economía española, muchos analistas entendieron que el desplome inmobiliario de septiembre de 2007 en Estados Unidos tendría consecuencias especialmente duras en España, donde el mercado inmobiliario llevaba desde abril dando signos de una burbuja a punto de estallar.

Desde sus inicios, la crisis ofrecía parecidos con la Gran Depresión a ojos de los economistas: la capacidad de compra de una clase trabajadora cada vez más empobrecida se había sostenido artificialmente mediante una expansión especulativa del crédito, y al cataclismo financiero que implicaba su inevitable pinchazo seguiría el colapso del crédito, el derrumbe de la capacidad de compra y una crisis de sobreproducción o «de demanda», como dirían los keynesianos. Porque, de hecho, la crisis fue interpretada y gestionada en un principio bajo postulados que recordaban al viejo keynesianismo, y urgía resolverla mediante más regulación de los mercados financieros y «estímulos a la demanda agregada» a través de una expansión del gasto público.

Sigue leyendo

Lo llamaban democracia: Presentación.

Hace justo un año desde el Colectivo Novecento publicábamos el libro Lo llamaban democracia. De la crisis económica al cuestionamiento de un régimen político, de la editorial Icaria. Coincidiendo con la posibilidad de descargarlo libremente en pdf, hemos decidido publicar en este blog un capítulo semanal del mismo. Las 10 personas que integramos el Colectivo participamos con textos, fotos y viñetas, tratando de explicarnos los orígenes y la gestión de una crisis que sigue golpeándonos, pero ante la que las resistencias no han dejado de multiplicarse.

Sigue leyendo