Crónicas políticas desde Marte

CronicasMarcianas

Cuando estudiábamos en la Universidad, algunos de quienes hoy formamos el Colectivo Novecento organizábamos un taller literario. Lo hacíamos porque sí. Nos gustaba celebrarlo en el Café Manuela, del madrileño barrio de Malasaña. Allí nos contábamos autores y libros, nos pasábamos relatos, tomábamos algo y lo pasábamos bien. Es en aquella época cuando alguien me recomendó leer a Ray Bradbury, lo que siempre agradecí.

El pasado miércoles Bradbury murió a los 91 años. De los libros y cuentos suyos que leí, ha sido Crónicas Marcianas el que más me ha acompañado. Y digo acompañado porque me doy cuenta de que los grandes libros se quedan contigo toda la vida; inspirando, promoviendo, protegiendo. Y estas crónicas políticas desde Marte, publicadas en 1950, es de las que no me he cansado de recomendar por todo ello.

Sigue leyendo