Periodismo ciudadano, resistencia ciudadana

Esta fotografía es de ayer mismo, 15 de enero de 2013, frente al hotel Ritz de Madrid.

tablet 2

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Madrid había llamado a la ciudadanía a concentrarse a su puerta para dar la bienvenida a los representantes de cerca de 200 empresas, entre las que se encuentran Bankia, Telefónica o Prisa.

Durante dos días se celebra allí,  a pocos metros del edificio de la Bolsa, el Spain Investors Day, un encuentro en el que “grandes inversores conocerán de primera mano la visión de la economía española que ofrecerán, además de SAR el Príncipe de Asturias, el Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, el Presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, el Secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, el Secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, el Secretario General de Industria y PYMES, Luis Valero y la presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez”.

Un cordón policial impidió al casi centenar de congregados acercarse a la puerta del hoteles en bacalar, teniendo para ello que empujarlos en varias ocasiones, por lo que se vivieron algunos momentos de tensión.

La mañana finalizó sin detenciones, tanto dentro como fuera del Hotel Ritz.

Anuncios

Retratos de la crisis

Retratos de la crisis

El pasado 21 de diciembre Rodrigo Rato declaró en Madrid como imputado en el caso Bankia.

Este hombre de Estado, imagino que en su afán de reconducir las interferencias públicas en el sacrosanto mercado capitalista, ha ejercido en los últimos años como Ministro de Economía (2000-2004), Vicepresidente primero del gobierno de España (2003-2004), Director gerente del FMI (2004-2007) y Director de Caja Madrid y Bankia (2010-2012). También desde la empresa privada ha perseguido su quimera no intervencionista como Director de Banca de Inversión en el estadounidense Banco Lazard (2007-2010), la misma entidad a la que contrató para dirigir la salida a Bolsa de Bankia al poco de inaugurar su presidencia en la entidad.

No podemos desde luego dudar del éxito de su empeño liberal.

Como era de esperar, el pasado 21 de diciembre y ante el juez, rechazó toda responsabilidad en el hundimiento de Bankia. Achacó el mismo a la situación financiera mundial, a su propio partido en el poder y al gobierno anterior.

Basta repasar de nuevo su experiencia laboral, para reconocer en él a lo que se dice un campeón, y acompañar este reconocimiento con un par de palmaditas en la espalda y a otra cosa, a ver dónde te colocamos ahora.

En la puerta de la Audiencia Nacional, en la calle Prim número 12 de Madrid, más de un centenar de estafados por la entidad esperaron durante casi cuatro horas la entrada y salida de Rodrigo Rato, a pesar del frio y del cordón policial que impedía el tránsito por la calle. Personas a las que en la mayoría de los casos les han desaparecido, como en un mezquino juego de trilero, los ahorros de toda una vida. Y que esperaban encontrarse cara a cara con uno de los responsables de su actual situación.

Rostros a los que no se atrevió a mirar de frente.

Gaza, Palestina

Gaza, Palestina

“No me des la flauta Jalil Yibrán, no vamos a cantar, estoy triste por Líbano y Gaza en Palestina”.

La pintada, en una pared de Asilah (Marruecos), alude a estos versos de Yibrán Jalil Yibrán (poeta libanés nacido en Bisharri, Líbano, el 6 de enero de 1883 y fallecido el 10 de abril de 1931 en Nueva York), de su poesía “Dame la flauta y canta”:

أعطني الناي وغنّ
فالغناء سرّ الوجود
Dame la flauta y canta
pues el canto es el secreto de la existencia
وأنين الناي يبقى
بعد أن يفنى الوجود
y el murmullo de la flauta permanece
después de que se extinga la existencia.

Asilah, abril de 2007

¿Destruir para poder trabajar? Falsas salidas a la crisis en el Monte Alduide de Navarra

Guernica pintado sobre el tronco de las hayas del bosque de Antzeri, Navarra.
Foto: RMS

El pasado viernes tuve la suerte de participar en un muy interesante debate (sobre el que escribiré otro día) acerca de la viabilidad e idoneidad de una posible salida del euro, que formaba parte de las jornadas “Construyendo soberanías” organizadas por el Centro Social Zabaldi de Iruñea/Pamplona, dentro de su XVI Semana de solidaridad. Al día siguiente asistimos a la presentación de la campaña “Apadrina un haya” de la Coordinadora Monte Alduide, con la que se busca recaudar fondos para pagar los gastos judiciales del litigio en contra del proyecto de la empresa MAGNA (Magnesitas Navarras, S.A.) de apertura de una cantera de magnesita en el citado Monte Alduide, declarado Zona de Especial Conservación (ZEC) en el año 2005.

Sigue leyendo

Gente que desafía a la tristeza

A estas alturas ya sabemos lo que ocurrió el 25 de septiembre en Madrid, durante y al final de la manifestación que pretendía rodear el Congreso.

Videos y fotografías circulan por la red demostrando una vez más que la Delegada del Gobierno en Madrid, el Ministerio del Interior, los portavoces policiales… en fin, esa gente, nos engañan. Nos mienten con el número de manifestantes, con los invisibles números de placa, con las leyes que no cumplen, e incluso con disturbios que según avanzan las horas se van demostrando organizados por la propia policía, otra vez.

A partir de aquí, el ruido y los mamporrazos mediáticos tratarán de llevarse su particular gato al agua, intentarán reducir los ecos del 25S a disturbios y detenidos.

Pero ya sabemos que una mentira mil veces repetida no se convierte en verdad.

Esta es la última fotografía (aquí el resto) que hice aquella noche antes de irme de la plaza de Neptuno. Minutos antes de que empezara el jaleo a pocos metros de esa farola del Paseo del Prado. Después de haber recorrido durante horas un Madrid repleto de personas que, hartas de las mentiras, salían a la calle a mostrarse, que ya es hora.

Gente que desafía a la tristeza.

 

Memoria de la esperanza

Imagen

Luisa, a sus 88 años, ha llegado desde París con la esperanza de encontrar los restos de su padre, enterrados junto a otros diez hombres y dos mujeres.

Cuando tenía 13, un 18 de noviembre de 1936, en el valle de Valdivieso, los falangistas organizaron una saca de presos de la cárcel de Villarcayo. Presos que eran vecinos y vecinas de la Merindad de Sotoscueva, Burgos, a los que asesinaron. Luisa quedó huérfana y al cargo de sus hermanos.

Los restos de los asesinados han permanecido desde entonces en el puerto de La Mazorra, maniatados, apenas a 50 metros de la carretera de Burgos a Valdenoceda. También han permanecido en la memoria del conductor de autobús de línea que casi presenció los hechos, y en la de los familiares y vecinos de los entonces desaparecidos.

Hasta hace unos años, y desde la muerte del dictador Franco, decenas de velas iluminaban cada noche ese campo cercano a la carretera.

Sigue leyendo