Frente al bloqueo de Cristina Cifuentes

Cristina Cifuentes tiene un puesto político: es la Delegada del Gobierno en Madrid. Por tanto, es una servidora pública que debe rendir cuentas de sus actuaciones a la ciudadanía.

En estos tiempos, las redes sociales se han convertido en un buen instrumento para reforzar los vínculos de los cargos públicos con los ciudadanos. Más aún, cada vez más personas eligen las redes sociales para compartir conocimientos y estar informadas. Por supuesto, como todo instrumento, siempre puede ser mal utilizado.

Cristina Cifuentes tiene cuenta en Twitter. En su perfil se presenta como “Delegada del Gobierno en Madrid”, y así es como nosotros nos dirigimos a ella. Es activa en esta red, pero a veces comete graves imprudencias. Fue el caso de la cometida el pasado 28 de diciembre, cuando mostró unas supuestas pruebas que incriminaban a Alfon y que otra tuitera las había sacado de no se sabe dónde. La pregunta que entonces surgió fue: si nadie sabe nada del informe policial, y si la propia Cifuentes reconoció que no disponía del auto judicial, ¿cómo es posible que un cargo público de su responsabilidad pudiera acusar así a un ciudadano? Además de su conocido empeño por “modular” los derechos de reunión y de manifestación, que le ha costado ser investigada por la justicia “por vulnerar derechos individuales”, Cristina Cifuentes bloquea toda cuenta que no le gusta en Twitter.

Ayer nos dimos cuenta de que nos tocaba a nosotrxs ser bloqueados, al Colectivo Novecento.

Sigue leyendo

Anuncios