1 sello de 0.40

DSC_8730

1 talego

1camisa

1 par de calzoncillos

1 par de calcetines

1 cartera con fotografías

1 petaca

1 botas

1 pantalón

1 manta

1 carpeta de papel para escribir

1 sello de 0.40

Estas eran las pertenencias de Nicasio Urbina Fernández, natural de Anchuras, Ciudad Real, el día de su fallecimiento en la cárcel de Valdenoceda. Así consta en el registro de su defunción.

Con 62 años, 6 hijos y de profesión jornalero del campo, había sido acusado por un consejo de guerra de “auxilio a la rebelión” durante la guerra civil, siendo condenado a 20 años de prisión. Entra en esta cárcel  un 26 de septiembre de 1940, donde fallece apenas 6 meses después.

La cárcel de Valdenoceda era una antigua fábrica de seda, reconvertida en penal entre 1938 y 1943. Allí fueron a parar condenados de distintas partes de España. Se convirtió en un auténtico campo de exterminio, donde los presos vivían hacinados y morían de frío, hambre y enfermedad.

Contaban los supervivientes que el sueño más recurrente de los reclusos era un simple trozo de pan.

La muerte de Nicasio le fue comunicada a su viuda mediante una carta. En el expediente de la carcel esta escrito a mano que el sello de 0.40 cts. que conservaba el recluso “se puso en la carta a la viuda” con tal fin.

El pasado sábado 18 de abril de 2015, 74 años después de su fallecimiento, sus restos le fueron entregados a sus familiares, durante un acto organizado por la Agrupación de Familiares y Amigos de Represaliados en Valdenoceda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s