Podemos: generosidad o casta

Logo PodemosPublicado en eldiario.es

En el artículo Izquierda Unida: generosidad o casta, de marzo de 2013, escribí que desde IU no estaban “siendo capaces de olvidarse de sus siglas, de desterrar prácticas jerárquicas en la estructura de su partido, de enterrar sus intereses y los de su aparato, de unirse en alianzas con el resto de las izquierdas del país en torno a un programa de alternativa radical a la política y la economía de estas tres últimas décadas”. Como consecuencia “los más inmovilistas” corrían el riesgo de ser identificados como “oligarquía de partido, como casta”.

Un año y medio después, he de recuperar estas mismas palabras para la emergente Podemos, al menos antes de que sea demasiado tarde. Todo ello a pesar de que el término casta ni me gustaba entonces ni me convence en la actualidad. Hoy, como ayer, se trata de una previsión de lo que parte de la opinión pública puede llegar a sentenciar un día.

Este fin de semana, Juan Carlos Monedero hacía unas declaraciones a El Mundo donde ponía a su antigua formación en la UCI. Es más, calificaba a IU como otro partido más del “Régimen del 78”, indicando que Podemos no iba a rescatarla. Cuando la polémica arreciaba en las redes sociales Monedero, a través de Twitter, negaba estas otras palabras que Casimiro García-Abadillo, el director de El Mundo, había puesto en su boca al respecto también de IU: “¿Su futuro? Desaparecer o convertirse en un pequeño partido insignificante”.

Haya dicho unas u otras, o ambas, este último episodio denota una actitud poco generosa. Cuando IU se erigía como el hermano mayor de los movimientos sociales y de otros pequeños partidos de la izquierda que clamaban por la confluencia, se le exigía apertura. Los dirigentes hicieron oídos sordos, y para desesperación de muchos se conformaron con el 15% que entonces les daban las encuestas. Y lo que muchos advertimos –bastantes lo hicieron desde dentro de IU–, sucedió.

Ahora la formación de izquierdas ha tenido la grandeza de reconocer su error y anda girando lentamente. Cuesta. Quizá es demasiado tarde, o tienen excesivo lastre del que desprenderse. No se sabe tampoco del todo si el cambio de actitud es sincero o viene mediado por las circunstancias. Pero, con todo, la realidad es que aquellas personas que apostaban desde un comienzo por las confluencias empiezan a tener más voz en la organización. Sin embargo, el escenario ha cambiado por completo. La posición de IU a día de hoy es la del hermano pequeño que, junto a otros movimientos sociales y partidos, solicita a Podemos generosidad. ¿Recordarán estos últimos lo que pedían hace tan solo unos meses?

Durante la crisis, hemos conocido resistencias admirables a lo largo de todo el país. Es imposible que el puñado de valiosos dirigentes que conforman la promotora de Podemos haya podido estar en todas estas luchas. Solo los seres divinos son ubicuos. Con mayor o menor acierto, por motivos más o menos elevados, seguramente cada uno estuvo allá donde creía que más podía aportar. Que simplemente estuvieran preparando lo que han montado en estos siete meses ya sería de agradecer.

Teniendo esta evidencia en cuenta, es preciso recordar que, como nos ha pasado a muchos, no estuvieron por ejemplo en el día a día de la lucha antidesahucios. Es por ello, pienso, que la experiencia acumulada por los activistas que sí la protagonizaran debería tener un hueco en la nueva formación. Al menos si de verdad se quiere dar la vuelta, desde la base, al drama de las expulsiones de familias enteras de sus hogares.

Lo mismo habría de decirse de otras luchas que no contaron con su participación. Lo más sensato, también lo más justo, sería reconocerlo y saber hacer sitio a lo mejor de este reciente saber acumulado en el nuevo proyecto de país que se está fraguando. Estoy pensando así en las plataformas Ganemos, hacia donde parte de esas resistencias está acercándose.

Sabemos que las principales figuras de la actual promotora de Podemos trabajaron asesorando a dirigentes de IU. Pero no estuvieron bregando en mil y un municipios contra la corrupción, la desigualdad cotidiana y los planes urbanísticos. Y, al menos por el momento, carecen en su joven organización de la solidez de IU, de ahí que duden hasta de presentarse a las próximas municipales. ¿Serán capaces de despreciar todo esto como “Régimen del 78”? ¿De renunciar también a aquellos jóvenes dirigentes de IU con una amplia formación, experiencia en las calles, con capacidad de articular un discurso de calidad en los medios?

Los dirigentes de Podemos están haciéndonos aprender muchas cosas, pero también tienen mucho que aprender. Tanto por parte de IU, como de otros partidos como Equo, Anova o la CUP, como por supuesto de los movimientos sociales en un amplio espectro, incluido el 15M. Y por supuesto de sus propias bases, de la IA que los lanzó, de lo que se construye cada día en los círculos. Y así habrían de reconocerlo, siendo generosos para saber incorporarlos de cara a cambiar el país.

Capítulo aparte merece el apartado de la organización interna. Hace año y medio, en aquel artículo sobre IU, escribí largo y tendido sobre Robert Michels y su célebre ley de hierro de la oligarquía. En todos los partidos –venía a decir categóricamente el alemán–, finalmente una cúpula cerrada se hace con el control del aparato, de la información, de la colocación de gentes en los puestos relevantes, exigiendo fidelidades férreas a todos los subalternos.

Es por ello que no me sorprende que para la promotora de Podemos tanto Michels como Carl Schmitt sigan siendo algo más que una tentación. Pero eso también habrá de cambiar, al menos si quieren vadear con éxito la situación actual.

Desde la conformación cerrada del equipo de campaña hasta el primer borrador de organización que este equipo propuso de cara al decisivo Congreso de este otoño, todo huele al viejo SPD de 1911. En ese borrador se apuesta por un modelo clásico, el de los viejos partidos, donde todo el poder se aglutinaría en torno a un solo portavoz, con una Ejecutiva (Consejo de Coordinación) de entre 10 y 15 personas propuestas directamente por el líder y con un Consejo Ciudadano algo más amplio, 80 personas, encargado de avalar a la Ejecutiva e interpretar los mandatos de una Asamblea General que se reuniría solo cada 3 años. Todo demasiado cocinado y bajo amplio control, solo con la aparente novedad de la aclamación popular vía teléfono móvil.

Este molde jerárquico por el que lucharán desde la promotora en el próximo Congreso de Podemos se ve acompañado de actitudes recelosas, cuando no directamente hostiles, respecto a la independencia y la crítica interna.

Se agolpan así las dudas: ¿se permitirá el disenso, el debate y deliberación públicos a los cuadros medios y de primera línea de Podemos, o vamos a vivir las mismas tensiones de siempre? ¿Se colocará a los burócratas y dóciles en primera línea, o se conseguirán poner en marcha mecanismos de elección plenamente democráticos? ¿Habrá de verdad facilidades para los revocatorios y las rotaciones, o tendrán solo el lugar secundario que les concede el borrador de organización? ¿Se utilizarán los círculos solo como claque a mayor gloria de los líderes en sus mítines, o realmente gozarán del poder decisorio real en las cuestiones fundamentales de la formación?

Son muchas dudas. Depende de para dónde basculen se identificará a la dirigencia de Podemos poco a poco como casta, o protagonizarán el cambio histórico y radical que precisa este país. Para esto último habrán de ser generosos, humildes. A la vez, el resto de actores implicados habrán de serlo también con ellos, y reconocer que han logrado lo que la izquierda de este país lleva décadas intentando: un apoyo popular que les sitúa a las puertas de gobernar, enarbolando además medidas que pueden dar pie a una transformación real.

Como una y otra vez se ha repetido en estos años, ni unos ni otros podrán hacerlo solos; con amigos, sí.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s