Verano y democracia

Acto de presentación de Guanyem Barcelona. / EDU BAYER

Acto de presentación de Guanyem Barcelona. / EDU BAYER

Publicado en eldiario.es

La construcción del tiempo es una tarea política, como su reparto.

Para dialogar con uno mismo y con otros antes de decidir, para dilucidar acontecimientos pasados para así mejorar, para hacer política, precisamos de un tiempo del que apenas disponemos. Todo lo domina la eficiencia, capaz de reinar hoy en diversos ámbitos de gobierno. Nos pueden las prisas. Los ejecutivos y sus libros de instrucciones triunfan en las empresas tanto como en lo político. Y no es casual.

Sigue leyendo

Anuncios

Capitalismo real: Libre mercado de palo

Publicado en Cuadernos de eldiario.es nº 4

Foto: Álvaro Minguito

Foto: Álvaro Minguito

En el imaginario colectivo prevalece una visión mistificada del funcionamiento del sector financiero. Probablemente la inmaterialidad de los activos financieros, junto con la apariencia sofisticada de las operaciones alimenta esa idea, según la cual las finanzas serían el exponente paradigmático de las virtudes del libre mercado.

Pero la manida imagen de la bolsa como mercado perfecto, donde los precios se ajustan de forma inmediata, reflejan fielmente las condiciones de oferta y demanda y conducen a asignaciones eficientes de recursos, no es más que mitología económica. La idea de que el mundo de las finanzas prueba las bondades del libre funcionamiento del mercado es una ilusión. Y quienes mejor lo saben son los teóricos y profesionales especializados en el sector.

Sigue leyendo

Argumentos republicanos: contra el rey de los esclavos

Milton-tenure_kings_thumbPublicado en eldiario.es

La tradición teórica republicana es amplia, compleja y variada. A lo largo de los más de dos milenios que llevan desde la formulación aristotélica de la constitución mixta a la actualidad, han sido numerosos los acontecimientos y autores que la han enriquecido.

La mezcla de las “buenas” formas puras de gobierno –monarquía, aristocracia y el buen gobierno de muchos, la politeia– por ese gran crítico de la democracia que fue Aristóteles, también suponía un importante freno a la tiranía. La plasmación práctica de todo ello en Roma ofrece ese primer molde republicano en el que se fijarán los tiempos venideros. Consulado, Senado y asambleas populares, sin olvidarnos de los tribunos de la plebe, darán cuenta de un régimen nacido para equilibrar y lidiar con los conflictos entre las diversas clases sociales.

Sigue leyendo

Oradour-sur-Glane. La memoria del terror

Oradour01 Oradour00 Oradour02 Oradour05

Oradour08 Oradour12   “Oradour-sur-Glane es el símbolo de las desgracias de la patria. Conviene preservar su recuerdo, pues hace falta que nunca más semejante tragedia se reproduzca”.
Charles de Gaulle, Oradour-sur-Glane, marzo de 1945.

El 10 de junio de 1944, solo 4 días despues del desembarco aliado en las playas de Normandía, este pueblo cercano a la ciudad de Limoges, en Francia, fue masacrado por una división de las Wafen-SS alemanas. 190 hombres, 245 mujeres y 207 niños perecieron fusilados o quemados vivos en su iglesia, en una matanza de la que el pasado 10 de junio se cumplió el 70 aniversario.

El pueblo fue completamente destruido por las tropas alemanas. Entre sus habitantes, 24 españoles de todas las edades, que habían huído de la barbarie de la guerra civil española, fueron asesinados junto al resto.

El Estado francés decidió dejarlo intacto y convertirlo en un memorial. Es Monumento Nacional desde el año 1946.

En el cementerio, una placa de marmol con los nombres de los españoles fallecidos, puesta allí por el gobierno de la República Española en el exilio en el año 1945, es el único rastro del Gobierno español que encuentran sus visitantes.

Mayo de 2014/©ÁlvaroMinguito

 

 

Bajo la piel del activista (III): «Yo no soy activista»

Este artículo es la tercera entrega de un texto más extenso, que se ha dividido en tres partes:

Bajo la piel del activista (I): Las tres lealtades
Bajo la piel del activista (II): Sin ilusión no hay compromiso
Bajo la piel del activista (III): «Yo no soy activista»

La noción de activista o militante que se maneja a lo largo de las tres entregas de este artículo hace referencia a su capacidad para actuar sobre la realidad, y por eso es compleja y bastante restrictiva, ya que se basa en esa triple relación con la causa, la organización y la célula. Por eso es posible que bastantes lectores hace tiempo hayan concluido: «yo no soy activista, soy otra cosa. Me muevo, pero no a ese nivel».
Sigue leyendo

Alegría, transformación y República

Puerta del Sol, 2 de junio de 2014. Foto: Álvaro Minguito/DisoPress

Puerta del Sol, 2 de junio de 2014. Foto: Álvaro Minguito/DisoPress

Han sido años muy duros. Aunque ya sabíamos que el 15M se había disgregado en mil y un movimientos que mantenían las resistencias en diversos ámbitos, todo era eso, resistir. La ofensiva ha sido brutal. Se ha podido parar la privatización de los hospitales en Madrid pero el cambio de modelo se ha llevado por delante puestos de trabajo, condiciones laborales y la asistencia sanitaria universal. Se han parado unos mil desahucios, se ha realojado a centenares de familias, pero las cifras de expulsiones se cuentan por decenas de miles. Un drama agudizado por el uso de la violencia policial.

Sigue leyendo

Bajo la piel del activista (II): Sin ilusión no hay compromiso

Este artículo es la segunda entrega de un texto más extenso, que se ha dividido en tres partes:

Bajo la piel del activista (I): Las tres lealtades
Bajo la piel del activista (II): Sin ilusión no hay compromiso
Bajo la piel del activista (III): «Yo no soy activista»

A quien tenga experiencia como activista social y se haya asomado a esta segunda entrega después de leerse la primera le agradezco su paciencia. Porque hay que tener paciencia para leer sobre ideas que, como ya avisábamos, resultan incómodas a quien lleva tiempo manejándose entre ellas. Una pregunta puede llegar a abrirse paso a través de la maleza de la conciencia: ¿de verdad tiene sentido ser fiel, ser leal, ser comprometido? La respuesta inmediata siempre es que sí, faltaría más… Pero en parte tenemos miedo a considerar la posibilidad de una respuesta negativa. Una pregunta así necesita una respuesta sin ambigüedades, o la ausencia de la misma pondrá al activista en riesgo de descuidar aquello que mantiene sus lazos de fidelidad. ¿De qué se nutre, pues, esa la lealtad? Sea cual sea, esa fuente tiene que ser poderosa, ya que el activista acomete esfuerzos grandes, y con frecuencia asume riesgos incómodos. Y aun así, en efecto, se mantiene en la brecha, en esa relación recíproca de lealtad, de reciprocidad.

Sigue leyendo