La alegría y el engaño

Palabra de concejal

Palabra de concejal

Tras casi tres horas de encierro, Cristina corría feliz a dar la noticia a los que permanecían en el exterior, tras las vallas de la policía municipal: Pedro Corral, edil de Cultura del Ayuntamiento de Madrid nombrado no hace ni dos meses, les acababa de llamar por teléfono aceptando una reunión con responsables de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS).

A las 10 de la mañana del pasado 28 de junio ella y otros afectados por inminentes desahucios (la primera semana de julio) habían entrado al Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento en el centro de Madrid, y se habían sentado en las escaleras del hall. Reclamaban una reunión con algún responsable para impedir que se llevaran a efecto los desahucios y, agotadas el resto de posibilidades, intentaban con esta acción paralizar la expulsión de sus hogares.

Así, tras horas de encierro y rodeados de policía -que había cerrado el acceso al edificio- , se entreabría la puerta a la esperanza. Debían reunirse con algún gerente de la EMVS en un edificio en el Campo de las Naciones, al norte de Madrid.

Más tarde les cambiaban la ubicación de la supuesta reunión. Había que ir al sur de Madrid, al edificio de la EMVS en Palos de la Frontera. Pero la esperanza es tozuda y para allá se dirigieron.

Y fue al llegar cuando se descubrió el engaño: no iba a haber ninguna reunión. Las condiciones que les imponían encubrían la mentira.
Cristina, además, resultaba herida en el forcejeo con la seguridad del edificio que les impedía la entrada al lugar de la reunión a la que Pedro Corral, concejal del Ayuntamiento de Madrid, les había convocado.

Permanecieron allí hasta pasadas las 12 de la noche, bajo el permanente acoso de la policía municipal que les impidió siquiera comer o beber lo que les traían desde el exterior del edificio, y que finalmente les obligó a abandonarlo.

Cristina tiene sin embargo motivos para seguir contenta, como cuando había salido corriendo del Palacio de Cibeles. Con su acción habían demostrado otra vez la fuerza que tiene la lucha por una causa justa y habían evidenciado lo que vale la palabra de nada menos que el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, y por tanto de todo el Consistorio: nada.

(Resistencias)

(Puedes ver en el video de Jaime Alekos la secuencia completa de lo que ocurrió ese día)

Anuncios

Un pensamiento en “La alegría y el engaño

  1. Pingback: La alegría y el engaño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s