Entrevista al Colectivo Novecento en el periódico Diagonal

Publicado en Diagonal

El Colectivo Novecento ha presentado su libro Lo llamaban democracia. De la crisis ecónomica al cuestionamiento político, un resumen riguroso de las transformaciones que han acontecido desde el estallido de la crisis en 2008. La imbricación entre economía, política y vida se ha desvelado en toda su crudeza, y su potencia, desde entonces. Por ello planteamos esta entrevista, donde las personas que forman el colectivo, Antonio Sanabria, Gonzalo Plaza, Miguel Montanyà, Ricardo Molero Simarro, Álvaro Minguito, Bibiana Medialdea, Sara Mateos, Luis Buendía, Nacho Álvarez, y Víctor Alonso Rocafort -que ha coordinado el volumen- responden a preguntas sobre los temas económicos de actualidad: desde los tipos de contratación y la llamada dualidad del mercado de trabajo hasta las formas de reinventar la política para salir de esta situación.

Sigue leyendo

Anuncios

Izquierda Unida, ¿parte de la solución o parte del problema?

zonacriticaPublicado en eldiario.es

Acaban de cumplirse tres años de la fecha en la que el gobierno de Zapatero dio un giro en su política económica para iniciar la senda de los recortes sociales, los ajustes salariales, el abaratamiento del despido y el retraso en la edad de jubilación. Un año y medio después de su llegada al poder comprobamos cómo el gobierno del Partido Popular ha profundizado aún más dichas medidas, ahondando la depresión y generando más desempleo.

La gestión que ambos partidos han hecho de esta crisis –caracterizada por socializar las pérdidas bancarias, cargar a la ciudadanía con la factura de la burbuja inmobiliaria e incumplir reiteradamente sus respectivos programas electorales– ha determinado una enorme contestación social, así como el hundimiento de sus expectativas de voto. El régimen de alternancia bipartidista, que había imperado en este país desde la Transición y que ha demostrado ser un nicho de corrupción, se encuentra seriamente cuestionado.

No obstante, a pesar de este desfondamiento del bipartidismo, no existe hoy por hoy una alternativa política con posibilidad de gobernar y que sea capaz de llevar a las instituciones la voz de la movilización popular. Amplios sectores de los movimientos sociales comprueban así las limitaciones de la protesta cuando ésta no se ve acompañada de un proyecto político en el que se materialice el descontento social. Empieza por ello a resultar evidente que sólo una alternativa política y electoral –un “frente amplio” que se oponga a las contrarreformas neoliberales, similar a la experiencia de Syriza en Grecia– podrá desatascar la situación actual en beneficio de la mayoría social Sigue leyendo

Alternativas a la crisis: entre lo importante y lo urgente

Reseña de Enric Llopis publicada en Rebelion de la intervención de Bibiana Medialdea en el Seminario Crítico Permanente de Ciencias Sociales (Universidad de Valencia)

vuestra cririsEn plena crisis sistémica, se impone avanzar hacia una transformación global (el objetivo último) pero sin olvidar las reformas inmediatas. Pueden acometerse medidas urgentes (sobre el pago de la deuda, reversión de las políticas de austeridad o alternativas al rescate bancario) de manera que también se avance hacia un cambio estructural. Se trata de resolver lo importante sin desatender lo urgente.

Es la opinión de la profesora de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, Bibiana Medialdea, que ha participado en el Seminari Crític de Ciències Socials organizado por ATTAC-PV y CEPS, con una conferencia titulada “¿Qué alternativas económicas?”. Además de activista social (ha participado en la Comisión de Economía del 15-M), Bibiana Medialdea es miembro del colectivo Novecento y del Consejo Científico de ATTAC-España. Sigue leyendo

Crítica de la nueva prensa

Camus 2“Un diario libre se mide tanto por lo que dice como por lo que no dice”.

Albert Camus

La prensa no es ajena a los cambios que traen las grandes crisis. En las páginas del periódico Combat, surgido al calor de la Resistencia francesa, Albert Camus escribía en agosto de 1944, apenas unos días después de la liberación de París, una crítica a la nueva prensa[1]. En primer lugar echaba la vista atrás: sí, la vieja prensa “había perdido sus principios y su moral”; cegada por el dinero, embaucada por el poder, había caído en “la indiferencia por las cosas nobles”. Todo ello había dejado el terreno abonado para que, durante la ocupación y el régimen de Vichy, esta prensa fuera “la vergüenza” del país.

De forma clandestina habían surgido nuevos periódicos comprometidos con un amor a la verdad que no se entendía sin la necesidad de tomar partido. Para alcanzar lo primero, era necesario lo segundo. Así lo pensaba Camus que, sin embargo, se quejaba de que la prensa liberada —en la que incluía sus propios esfuerzos— no era muy satisfactoria. Frente al sensacionalismo, a la escritura rápida y poco meditada, a los riesgos del moralismo y la ausencia de crítica, el pensador francés apostaba por “liberar a los periódicos del poder del dinero” y “levantar al país levantando su lenguaje”. Camus pretendía que fuera la prensa quien ayudara a Francia a recuperar “su voz más íntima”.

Sigue leyendo

¿Qué hacer con la deuda y el euro? Un manifiesto

crisis euroRecientemente la revista VientoSur ha hecho pública la versión española de un manifiesto firmado por diversos economistas europeos. Las versiones en inglés, francés y portugués están accesibles aquí.

Dicho manifiesto, suscrito por algunos de nosotros, pretende ser una contribución al debate que hoy día se tiene en distintos foros europeos acerca de la orientación que la izquierda debería tener respecto al euro y al problema de la deuda. ¿Debemos reivindicar, como planteaba recientemente Oskar Lafontaine –antiguo Ministro de Finanzas alemán y actual dirigente de DieLinke– una disolución de la zona euro como vía para salir de la crisis? ¿Debe la izquierda europea apostar por permanecer en el euro a toda costa, aun cuando eso suponga el continuo deterioro de las condiciones de vida de la mayoría de la población? ¿O debemos superar dicho dilema –salir o no salir– avanzando una estrategia que se concentre en el problema de la deuda? En línea con este último planteamiento, el manifiesto defiende la necesidad de romper con el “euroliberalismo” pero, simultáneamente, plantea una serie de instrumentos para impulsar una alternativa europea.

China, fábricas y pobreza

China, fábricas y pobreza - 0 En su artículo del pasado viernes, Roger Senserrich calificaba como moralistas a las múltiples críticas vertidas contra las inhumanas condiciones laborales que sufre la clase obrera bangladesí en fábricas como la que se derrumbó en Dacca. Asimismo afirmaba que las citadas fábricas, que trabajan para las empresas transnacionales del textil, son “probablemente lo mejor que le ha pasado a los pobres de Bangladesh en décadas”. Y argumentaba que gracias a la estrategia, habitualmente conocida como de crecimiento impulsado por la exportación, su economía estaba siguiendo los exitosos pasos de otras, como la china, que habían reducido la pobreza merced a ese tipo de crecimiento.

Desconozco si el señor Senserrich tiene un conocimiento suficientemente profundo de la economía bangladesí como para sostener todo lo que afirma. Pero su interpretación de las supuestas enseñanzas que Bangladesh puede sacar del proceso chino de desarrollo es incorrecta. Primero, la relación entre la citada estrategia y la reducción de la pobreza que se ha producido en China es cuestionable. Segundo, los mecanismos que explican el éxito del gigante asiático son de una complejidad mucho mayor que la que Senserrich plantea. Además, el autor no toma en consideración las negativas consecuencias que la estrategia exportadora ha generado (y genera) a nivel global al ser puesta en marcha por muchos países al mismo tiempo.

Sigue leyendo

Euro no, euro sí y viceversa. Una propuesta

Euro sí, euro no y viceversa(Versión ampliada del artículo publicado en eldiario.es junto con Juan Barredo)

Introducción: El debate sobre el euro:

Hace poco más de dos años el economista francés Michel Husson publicó un artículo en la revista de Socialist Resistance en el que planteaba las líneas generales de una posible estrategia de la izquierda europea frente a la crisis. El núcleo del artículo, sin embargo, estaba dedicado a cuestionar que la salida del euro fuese una solución a los problemas a los que las clases trabajadoras europeas se están enfrentando actualmente, una idea defendida por otros economistas como el griego afincado en Londres, Costas Lapavitsas. La respuesta de éste (cuya versión en castellano se puede encontrar aquí), defendiendo dicha salida como elemento central de una estrategia de izquierdas radical y la posterior contestación (aquí en castellano) de la economista turca, también afincada en Londres, Özlem Onaran provocó que el debate sobre el euro se convirtiese en trending topic de las discusiones entre los intelectuales y activistas de izquierdas europeos

A pesar de que, como suele ser habitual, dicho debate llegó tarde a nuestras tierras, también aquí ha generado una gran controversia. Los argumentos a favor y en contra de la salida del euro han sido profundizados y matizados, de tal modo que ya no es posible dar una respuesta simple a la cuestión. Sin embargo, la cuestión de las propuestas alternativas a poner en marcha, ya sea dentro o fuera de la moneda única, sigue estando poco trabajada, más allá de lo que tiene que ver con propuestas de carácter más bien “defensivo”, como puede ser la de la puesta en marcha de una auditoria de la deuda. En este artículo tratamos de dar las primeras pinceladas de lo que podría ser un mecanismo económico de integración alternativo, cuyas líneas generales podrían aplicarse tanto a la reforma radical del proceso de integración europeo a la que algunas posiciones aspiran, como a lo que podría ser la construcción de un proceso de integración alternativo fuera del marco de la Unión Europea (UE).

Sigue leyendo