Por qué no nos sirve el PSOE

logo-psoe-marchitoPublicado en eldiario.es.

Han sido años de miedo a la derecha desde la derecha. Han sido demasiados años escuchando a los mayores recordando la disolución del golpismo, o lo que se hizo por la sanidad y la educación pública en este país hace ya tres décadas. Han sido años de esperanzas frustradas una y otra vez; han sido años de espejismos. Si de verdad se quiere dar paso a un nuevo tiempo político desde la izquierda, debemos ser claros respecto al PSOE.

Porque fue precisamente el Partido Socialista el que implantó el trabajo precario a fines de los ochenta; los tribunales condenaron a un Ministro del Interior del PSOE, así como a diversos altos cargos, por secuestro y malversación en relación a una banda armada que asesinó a cerca de 30 personas; hubo, y siguen dándose, mil y un escándalos de corrupción; se creó una fuerte y jerárquica burocracia partidista, donde todos se daban codazos de puertas adentro y se colocaban de puertas afuera. El PSOE incumplió pronto su palabra para meternos en la OTAN. Aceptó entusiasmado los tratados europeos que construían una Europa fortaleza y neoliberal. Se plegó a los banqueros desde tiempos de Miguel Boyer, Carlos Solchaga y la beautiful people, ¿recuerdan? Las privatizaciones las comenzó Felipe González, hoy en Gas Natural. El PSOE fue más duro incluso que el PP al abordar la inmigración, con redadas policiales xenófobas y el fortalecimiento ‘rubalcabiano’ de un régimen que atemorizaba a los sin papeles con las deportaciones y los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE).

Mientras, se mantenían los privilegios de la Iglesia Católica y, de manera vergonzante, no ha dejado de apoyarse a la Monarquía. Nunca se actuó para quebrar la estructura y la cultura institucional heredada del franquismo que se insertaba en la policía, y a día de hoy seguimos sufriendo las consecuencias. Zapatero falló a todo un país cuando dejó su tímido programa a un lado en mayo de 2010 para iniciar, con fuerza, el trágico camino de los recortes sociales. Como es sabido, este tránsito finalizó en una reforma de la Constitución hecha a espaldas de la ciudadanía.

Pero son amables, educados y tolerantes al hablar; se saben muy bien la teoría. No son cavernícolas con el tema del aborto, y han traído el matrimonio homosexual. Se opusieron a la Guerra de Irak —aunque  enseguida nos metieran en Afganistán—, y crearon un Ministerio de Igualdad en una digna política contra la violencia machista. Aunque nunca han hecho ascos a utilizar la represión policial en diversas variantes, saben de su base social y seguramente nunca pondrían a personajes como Francisco Javier Ansuátegui o Cristina Cifuentes como Delegados del Gobierno en Madrid. El problema más gordo que tienen es que ahora mismo no recuerdo mucho más.

Porque bien pensado, todo lo anterior les sitúa si acaso como el menos malo de los dos partidos hegemónicos que se turnan en el poder desde 1982. Nunca han tocado las líneas principales de la economía neoliberal. Jamás se han atrevido a alterar una estructura fiscal injusta y regresiva. Su política medioambiental, cuando afrontamos una crisis climática monumental, ha sido más de lo mismo: desde medidas para la galería hasta políticas abiertamente antiecológicas. Sobre sus reformas universitarias no hay más que estudiar la puesta en marcha que hicieron de la llamada Estrategia Universidad 2015, que en breve rematará el PP siguiendo la misma línea. Rinden pleitesía a los bancos, como confesó Miguel Sebastián que le ordenaba Pepe Blanco, y son ya demasiados los que abiertamente tratan de colocarse en multinacionales privatizadas cuando se jubilan de la política. Suelen hablar de democracia en público y tirar de despotismo en los pasillos sin despeinarse; lástima produce cuando observas a algún/a joven aprendiz tomando nota.

Sin ser los únicos en esto, hay modos no democráticos de hacer política que se han incrustado demasiado en el ADN institucional de este partido. Pocos se atreverían a afirmar que se permite la transparencia, la libertad de expresión y la horizontalidad en sus estructuras. Mucho me temo que el concepto que más acude a la cabeza de la gente de izquierdas al pensar en ellos, tras tanta decepción, ya es sólo hipocresía. Comprobemos, si no, lo que está sucediendo con su periódico, perfecto reflejo del progresismo impostado de este país.

Ahora pretenden plasmar en su Conferencia Política un proceso de diálogo con ciudadanos y militantes. Por supuesto, nada de hablar de romper con el funcionamiento interno del partido, ni de cuestionar (siquiera por primarias) a la dirección. ¿Recuerdan a las dirigentes que luego fueron ministras del gobierno de Zapatero en las manifestaciones contra la LOU? Yo casi me lo creía. Es decir, ya sabemos que pueden marearnos, acercarse, dialogar, montar primarias “estratégicamente”…. para luego en el poder hacer lo de siempre. Han perdido todo derecho a la confianza.

La postura del PSOE durante los últimos años en el tema fundamental de los desahucios, a pesar de las contorsiones de última hora, es lo que ha causado las últimas deserciones de antiguos simpatizantes. ¿Se puede votar hasta 4 veces en el Congreso a favor de los bancos en este tema? ¿Cómo han sido capaces de sobrevolar indiferentes el profundo dolor de las clases populares de este país, cuando podían haberlo detenido? ¿Quién les va a creer ahora? Más de 500 desahucios al día, que se dice pronto. Familias arruinadas de por vida, suicidios evitables, 400.000 ejecuciones hipotecarias desde 2007, contrastan con los rescates bancarios y con la ya indeleble imagen de Alfredo Sáenz indultado por los socialistas.

Sumado al asunto de los desahucios, de la corrupción y al aire fresco que demanda ya tanta gente, la imagen negativa que desprende la actual dirección es otro gran hándicap para el PSOE, quizá el definitivo. Se trata de una dirección gris y sumisa, aún ahíta de poder, que mira mal cualquier intento de cambio interno empeñada en ganar tiempo no sé sabe para qué. Lo peor no es que ya no les creamos, es que han dejado de creerse a sí mismos hace mucho tiempo. Son además tantos y tan profundos los cambios que debiera afrontar una nueva dirección, que lo razonable para los regeneradores sería empezar desde otras coordenadas.

El PSOE no sirve por tanto a la izquierda, hoy menos que nunca. Porque si alguna vez estuvo allí, lo que es seguro es que hace tiempo que no sabe dónde está. La socialdemocracia no llegó a desarrollarse en nuestro país, a pesar de que un partido supuestamente socialista estuvo en el gobierno más de veinte años. Aun así, es dudoso que las propuestas socialdemócratas tengan espacio en un escenario donde el capitalismo, para sobrevivir, anda desbocado provocando crisis gigantescas en el primer mundo. En la dirección del PSOE tampoco hay ya en cualquier caso socialdemócratas que busquen siquiera domar al capitalismo mediante nuevos ingenios; sólo dirigentes temerosos de la jerarquía, sometidos a los dictados de los poderes financieros y sin libertad para cultivar unos vínculos democráticos con quienes supuestamente representan.

Se precisa coraje e imaginación para afrontar las grandes rupturas por venir, pues estamos ante un tiempo nuevo.

El 15M —no olvidemos que surgido un día de represión policial, ordenada por el gobierno socialista, contra quienes ejercían su derecho a manifestarse— lo dejó muy claro: se precisa un cambio radical contra el régimen del PPSOE. Muchos socialistas insatisfechos transitan desde hace tiempo por el propio 15M, en las asambleas de sus barrios, en sus sindicatos, luchando de otra manera en las diversas mareas en defensa de lo público; también los habrá aún paralizados, frustrados o pensativos en sus casas. Es así como la militancia de base, profundamente desengañada en su mayoría, busca otros cauces para seguir haciendo una política que les permita reconocerse con orgullo. Los hay también que desde dentro del partido, en sus agrupaciones, aún piensan que es posible el enésimo intento de regeneración. Es la gente que pidió perdón en aquel vídeo, en un gesto que les honraba pero que a todas luces resultaba insuficiente: no eran ellos quienes debían disculparse, los temas mencionados eran ínfimos respecto a la dimensión del problema, y aun siendo mínima la asunción manifestada de las culpas, lo justo hubiera sido apartarse de la política tras hacerla.

No quisiera resultar injusto con algunas personas de la dirección del PSOE que quizá lleven años luchando contra este estado de cosas. Sólo puedo decirles que, en mi opinión, no es el sitio más adecuado para hacerlo. Es más, el tiempo ha demostrado que nunca lo fue. Los imagino cansados de no conseguir nada. Por la puerta de atrás de nuestro régimen político se ha ido conformando una casta político-económica que se beneficia y se protege mutuamente de la crisis a costa de empobrecer al resto. Es la definición de oligarquía que conocemos desde los griegos, y el PSOE no resulta ajeno a ello. Lo más visible está en esos líderes que participan en las puertas giratorias de colocación que mencionaba antes. Pero su alcance es aún mayor a otros niveles. Por tanto, no sólo es que hayan cometido acciones políticas lamentables que recordaremos largo tiempo —aun de manera involuntaria, pues tal es su fuerza—. Es que representan mucho de lo que hoy por hoy nos aleja de la democracia. El peso del aparato, de la jerarquía, de la cultura política asumida en su seno, de nuestra propia memoria, es tal, que resulta imposible valerse de ese partido para ningún objetivo de la izquierda.

Así que gentes del PSOE, échense a un lado o aproxímense a título individual y sin dobleces, la izquierda real de este país quiere unirse y pide paso.

Anuncios

15 pensamientos en “Por qué no nos sirve el PSOE

  1. Yo,como militante del psoe de base,dejo la lucha por la Sanidad Publica,en mi barrio y en la Universidad de Mayores y me siento a ver pasar la Izquierda Real

    • Hola José María, muchas gracias por tu comentario.
      Si yo fuera militante del PSOE y quisiera defender la Universidad Pública, por ejemplo, me opondría a la dirección de mi partido, responsable junto al PP de la Estrategia Universidad 2015 que menciono en el artículo. Defendería así la universidad contra su apertura a la financiación privada de las investigaciones (sometidas a su rentabilidad, con todo lo que supone), contra la subida de las matrículas y demás medidas en esa línea, o contra su transformación en un modelo no democrático (gobernanza, lo llaman para ocultarlo) de “gestión eficiente” dominado por agentes externos a la universidad.
      Lo que sostengo en las líneas finales es que si viene el PSOE como tal diciendo que quiere unirse a nosotros en esa defensa, habrá que pedirle educadamente que se eche a un lado, pues luchamos no sólo contra lo que han sido sus políticas, sino sobre lo que sigue siendo su apuesta para la Universidad. No nos sirve.
      Pero somos muchos los que deseamos que socialistas que luchan a pie de barrio, por la Sanidad o por la Universidad públicas, no sigan a su dirección en asuntos como el que explico y se unan a lo que denomino izquierda real, algo en realidad que se debe construir día a día por todxs.
      Un saludo.

    • no es momento de “sentarse a ver pasar” nada. Hay que participar.
      Mejor ponerlo con minúsculas y ponernos todos a trabajar por la izquierda real. Si tu consideras que puedes hacerlo en el psoe, adelante, pero trabajemos por los intereses del pueblo, por nuestros intereses o, lo que es lo mismo, por la justicia.
      En otro caso, estamos perdidos.

      salud

  2. Despues de haber leido tu análisis sobre el PSOE , da la impresión que que hayan hecho las cosas peor que la derecha. Es cierto y no lo discuto que el Psoe ha tenido que tomar decisiones conservadoras en ocasiones (como otros partidos socialdemócratas en Europa). Pero bien es cierto que desde el año que toma el poder el Psoe en España, el desarrollo de nuestro país se equiparó con el resto de los paises de Europa. No obstante cualquiera tiene la posibilidad de gobernar o participar con el gobierno (p. ej. Los verdes en Alemania) y cambiar cosas, ademas de equivocarse en decisiones que se puedan tomar. Así y todo estoy seguro que los años que hemos estado gobernados por el Pp han sido y son peores con diferencia. Salud

    • Lo que da la impresión es de que no hay peor sordo que el que no quiere oir. Cuando se está hablando de resistir a los ataques furibundos del capital internacional contra nuestras condiciones de vida, y de cómo las políticas del psoe han formado parte del problema y no de la solución, algunos os limitais a repetir que si unos más y otros menos, que si el matiz es importante, que si el pp es peor aún… Centrar el debate en esos términos es lo que ha permitido a la burocracia dirigente del psoe colaborar a traernos donde estamos.
      Por cierto que, de paso, también deslizas que los ataques del psoe al pueblo son decisiones que “se han tenido” que tomar (responsabilidad cero), o que el psoe comparte responsabilidad con sus correligionarios europeos (llamarles socialdemócratas es insultar a la inteligencia, y a la herencia de entre otros Pablo Iglesias o Vladimir Lenin), o como contribuyó al desarrollo de “vuestro” país (¿tuyo y de quíen más, por cierto?).
      Aquí de lo que se habla es de porqué el psoe es inservible e irrecuperable para la izquierda. Por supuesto, eso es debatible (como todo) pero no intentes eliminar el debate con la apisonadora del “voto útil”.
      Hace tiempo que no cuela.

      salud

      • Suscribo 100% lo que dices Jose, para cierta izquierda parece ser que no hay peor enemigo que el PSOE, aunque ya ni gobierne. No sabéis nada más que dar caña al PSOE y ser condescendientes con la derecha de verdad, la que nos está jodiendo a todos en este momento. Y por vuestra culpa, por promover el odio al PSOE y con ello la abstención, sufrimos ahora el peor gobierno de todos los tiempos con diferencia y MUCHA no sólo matices como tratáis de vender. Curiosamente sois muuucho más comprensivos ahora con los recortes brutales del PP que con lo poco comparativamente hablando que hizo el PSOE. Os llenáis la boca de ERES y no decis nada de la corrupción global del PP. Parece que os diera miedo atacar al PP. Y esto me da auténtica VERGÜENZA de la que se dice “izquierda”.
        Me gustaría que mejor os dedicaseis a mostrar a la gente cual es vuestro plan. Que nos digais de una vez qué queréis y quien os representa y que, todas las líneas que os molestáis en escribir para destruir al PSOE las dedicaseis a contarnos cual es vuestra alternativa, qué proponéis y que medios proponéis para conseguirlo, pero que sea real, no las viejas utopías de siempre, que son muuu bonitas pero en la realidad a lo único que dais pie con la abstención provocada en votantes en potencia del PSOE es a mayorías absolutas de los hijos de puta del PP.
        Haced que la gente confie en vuestro proyecto (si es que existe, que lo dudo) por medio de la exposición de vuestras ideas y no de robar votos a base de atacar e incluso mentir sobre el PSOE.
        Por tanto, si vuestra opción es IU, me parece estupendo, dedicad las líneas a exponernos vuestro proyecto, a promocionar a sus líderes y a fortalecerla como partido político. Pero si por el contrario, y es lo que creo, vuestro proyecto es un NO a la política, un NO al sistema democrático, un NO al parlamento, un TODOS los políticos son iguales, un SI a asambleas y reuniones en la calle que no sirven para nada, un Si al desprestigio de la política en general y un SI al solo yo soy de izquierdas y los socialistas el principal enemigo, entonces, no contéis ni conmigo ni con miles de personas de izquierdas hasta la médula que sí creemos en el sistema, en la política y en la DEMOCRACIA. Y recordad, la luchas sin líderes que representen al pueblo no sirve de NADA, vosotros mismos os hartáis a citar a Pablo Iglesias, A Zapata, al Ché incluso a Chávez, gente de verdad cojonuda y que venero, pero pensad ¿dónde están los líderes de la izquierda de ahora? no hay porque vosotros mismos con vuestro pánico a la política los destruis.
        un saludo.

  3. Víctor, enhorabuena por este gran artículo. La prueba es que fue el más leído en eldiario.es el día que apareció en el periódico on-line, lo cual me alegró mucho. Sigue escribiendo así. Gente como tú es lo que necesita este país, y no los políticos que campan emponzoñados entre la corrupción, de la cual no tienen las agallas de salir y de hacer un gran pacto entre todos los partidos políticos para decir en alto y claro: no a la corrupción política!
    Abrazos

  4. Aportamos comentarios e ideas sueltas que poco ayudan a encontrar soluciones prácticas. Si como parece, estamos todos a favor de mejorar el clima social, de eliminar la corrupción y los hechos delictivos que nunca llegan a sancionarse porque siempre terminan prescribiendo (algo creo que habría que hacer para que esto no vuelva a ocurrir y se vayan de rositas, es decir, hay que cambiar muchas Leyes para que nadie salga ileso después de cometer tropelías o abusos a los que nos estamos acostumbrando sin poder hacer nada porque la Ley se “encarga de ello”, cuando en realidad “trabaja” para mantener la cortina de humo de estos delincuentes), así como, tener una real representación en la vida política, tendremos que expresarselo con claridad y creo que no hay otra forma mas contundente que hacerlo en la calle, manifestando nuestra insatisfacción por todos estos problemas, destacando los que nos urgen sin olvidar el resto.
    Ante todo, cambio en la Legislación y su aplicación.
    Saludos.

    • No es que sea difícil encontrar “soluciones prácticas”. Es que no hay “soluciones prácticas”. “Soluciones prácticas” son paños calientes para evitar atacar el problema en su raíz, y como entonces se deja el origen del problema intacto, este se reproduce antes o despues: no se “soluciona”.
      Leyes tenemos muchas, demasiadas, y nuestras cortes y asambleas siguen aprobando más y más incesantemente. Y se aplican. Claro. Para eso están Administración y Tribunales. Y cuando todo falla según está diseñado, siempre queda el indulto. Por estricta aplicación de la ley. Faltaría más, nos ha jodido.
      Nuestro reino borbónico es una maquinaria burguesa para el control y la regulación del capitalismo, para que los capitalistas sigan exprimiéndonos hasta donde les sea posible. Y los funcionarios de esta maquinaria, “los políticos”, si cumplen esa misión no van a ser castigados, sino retribuidos. Y la retribución consiste no en la miseria de los sueldos oficiales de los cargos públicos, sino en chanchullos, sobresueldos, contactos y retiros en eléctricas, telefónicas, etc. La corrupción no es una anomalía, ni siquiera una excepción. Es una necesidad de este estado podrido que nos tiene asfixiados.
      Si no entendemos esto no entendemos nada.
      ¿Para cuando nos vamos a atrever a querer soluciones que acaben con los problemas? Porque, antes de pedirlas en la calle, tendremos que creernoslas y quererlas. ¿Para cuando vamos a perder el miedo a las soluciones de verdad, a las “soluciones radicales”, las que encaran el origen de los problemas? ¿Tendrán que aterrorizarnos mucho más con estas legalidades institucionales estado-social-y-democrático-de-derecho para que le perdamos el miedo a la rectitud, a la decencia, a la justicia?

  5. Orgullo y satisfacción de que seas mi amigo, asi se escribe, no puedo estar mas de acuerdo, es por estas cosas por lo que no les voto, no tienen un destino claro, hacen y deshacen al tun tun

  6. Víctor, antes de nada enhorabuena por el articulo, el cual creo que se ajusta mucho a lo acontecido en los últimos 30 años del PSOE.
    La cuestión es que yo no alcanzo a entender en el contexto socio-económico actual del S. XXI de qué manera se puede mantener “lo público”???. En España (nuestro pais, por lo menos el mío…) actualmente tenemos una población aproximada de 46 millones de habitantes, de los cuales solo trabajamos (dados de alta y cumpliendo con nuestras obligaciones fiscales) en torno a los 17 millones, esto supone que un 37% de la población está manteniendo todo…no???

    Pues bien, en mi opinión, el problema es que esto es insostenible, ni el PP, ni el PSOE, ni ningún partido político actual… ni “Cristo que lo fundó” tiene narices a sacarnos de esta, porqué??? porque TODA la POLÍTICA de este país está PODRIDA; y a los pocos políticos honestos y trabajadores que hay ya se encargan ellos de apartarlos para que no lleguen a ningún lado: insisto PP, PSOE, IU, CIU, PNV, etc, etc, etc… todos corrompidos por el poder y la facilidad de conseguir dinero fácil para si y los suyos, y preocupados de mantener las puertas abiertas que el “status político” les otorga para su lucro personal y familiar (incluidos amigos). Creo que no solo es un problema del PSOE (que lo tiene), es del conjunto del sistema político en General. Del MEGA-APARATO de partidos, sindicatos, Administración central, Autonómica, provincial, local, empresas públicas en auténtica ruina, chupando de los presupuestos que pagamos esos 17 millones de trabajadores; y por supuesto, corrupción, amiguismo, conchabamiento unos con otros, etc…todo esto supone un gasto público insostenible, además de innecesario, por las famosas duplicidades y por los intentos fallidos de “maquillar” el crecimiento del paro en los últimos 5 años convocando ofertas públicas de empleo, muchas de ellas innecesarias…para que ahora sobren la mitad de funcionarios y cargos públicos…pues todo esto y mucho más que se me olvida…hay que pagarlo!!! En un empresa privada, esto no pasa…porque si no hay dinero hay que ajustar costes estructurales…en la administración ocurre lo mismo, pero a ver quién se erige en el “Cid Campeador” que le mete mano.

    Y a lo que yo quería llegar, alguien de IZQUIERDAS (yo me considero LIBERAL) es capaz de explicarme como se puede mantener “lo público”, cuando eso “lo público” es completamente deficitario??? Quién va a pagar todo eso público??? Sanidad, Educación, Cooperación Social, cultura, arte, mantenimiento de infraestructuras, aparatos políticos, sindicatos, empresas públicas que no se deben privatizar, fundaciones, organizaciones, cajas de ahorros, red de transportes, telecomunicaciones, etc, etc, etc… La realidad es que el Liberalismo no es malo, ya que desde el principio de libertad de actuación, da al individuo la posibilidad de desarrollo a todos los niveles. La Social-democracia no es mala tampoco, pues se funda en una serie de principios de JUSTICIA que son fundamentales y elementales. Lo malo es la “Banda” que nos gobierna, en ejecución y en oposición, todos!!! Para salir de esta situación, de podredumbre política sería necesario renovar todo el sistema, empezando por la Constitución, Ley electoral, Ley de Partidos, reformar Patronal, sindicatos y otros órganos sociales totalmente politizados. DEVOLVER al poder Judicial SU poder, eliminando cualquier interferencia (por mínima que sea) política en su gestión, Re-estructurar el sistema sanitario y de protección social en el cual se proteja a los más necesitados y se implanten sistemas de “co-pago” (o como los quieran llamar) a los más “pudientes”, mediante un sistema progresivo en base a su renta, lo mismo con la educación. Pero en la educación, habría que eliminar también cualquier interferencia política en los niños y jóvenes…¿qué coño es eso de cambiar la educación cada vez que hay un cambio de Gobierno???, hacer una Ley que proteja a los menores y les proporcione una educación de calidad con igualdad de oportunidades por igual, independientemente del poder adquisitivo de sus progenitores, fiscalizando la gestión de TODOS los centros, para que la educación sea la misma para todos y garantizando de este modo que los más desfavorecidos económicamente, tengan el mismo nivel formativo y educativo que los más “afortunados” económicamente… Pero todo esto cuesta dinero, €, $, o como lo queramos llamar y alguien lo tiene que pagar…y la cuestión final a mi “mega-comentario” (lo de mega por largo nada más) es:

    “Los POLITICOS que tenemos hoy, en todos los estratos y capas de la estructura de la administración pública: ¿Tienen “Cojones” a tirar la casa abajo con ellos dentro para dejar que otros vengan a reconstruirla??? El día que eso pase, los que hayan tomado esa decisión se habrán ganado su sueldo y el mantenimiento de supuesto de trabajo. Pero el problema lo tenemos en el núcleo político y en lo difícil que es renunciar a lo cómodo, a la fama, a la opulencia, al poder y todas las prebendas que las malas y excesivas leyes actuales otorgan a los políticos…los políticos son seres humanos, que han caído en la tentación más antigua de la historia… han mordido la manzana y ahora “están jodidos” porque se están dando cuenta de donde nos han metido a todos y no saben como sacarnos… por lo que lo más fácil (desde su mentalidad de político del S.XXI) es llegar a la conclusión de que: como ya mordí la manzana y estoy jodido… pues me la como entera y que salga el Sol por Antequera!!!

    Y en manos de estos estamos…así que más vale que todos nos pongamos a trabajar en un futuro mejor para nosotros y nuestros hijos, porque de esta solo salimos con trabajo, esfuerzo y superación….y como dice el refranero, que es muy sabio, “a cada cerdo le llega su San Martín” y el camino pone todos en su sitio.

    Estoy seguro que de esta saldremos reforzados, y la clase política renovada…y seguro que la Oligarquía del bi-partidismo está llegando a su fin, pero para eso hace falta sabia nueva, nuevas ideas e iniciativas, así que animo a la Nueva Izquierda y también a la Nueva Derecha a salir a la palestra para iniciar lo que podríamos denominar la “2ª Transición”, donde las nuevas generaciones se separaron de los viejos corruptos y tomaron las riendas de nuestro futuro con inteligencia, dialogo, honradez y mucho trabajo; para darles a nuestros hijos un país plural lleno de oportunidades, donde se nos valora por lo que somos y no por lo que tenemos.

  7. En primer lugar felicitarle por el artículo, profesor. Considero que hace un análisis exhaustivo de la trayectoria del Partido Socialista Obrero Español extraordinaria. Más que de la trayectoria general. Entiendo la suma de las grandes decepciones a lo largo de la historia en el gobierno.
    Creo firmemente en una reforma radical del PSOE. No seré yo el que defienda la senda de recortes realizados en la última legislatura de Zapatero, ni la reforma laboral, ni las ventajosas condiciones fiscales de la iglesia católica, ni las pautas oligárquicas que existen en la estructura interna. Pero como militante activo de la izquierda, tengo memoria. Defiendo todas las conquistas realizadas por el PSOE a lo largo de su historia desde la lucha y conquista del voto de la mujer, durante el periodo de la Segunda República. La lucha por la democracia. Soy consciente del exilio, de los militantes en los campos de concentración franceses (como todos los refugiados republicanos) y la represión sufrida por tener un carnet del partido. Posteriormente en la democracia las grandes conquistas sociales, el Estado del bienestar. Como dice en su artículo nada comparable con la social democracia en otros países europeos. Por supuesto ellos llevaban desarrollando el Estado del bienestar desde 1945. En España, desde los años 80 con el primer gobierno del PSOE. En este momento se produjo la ampliación de la universalización de la educación pública obligatoria. Las primeras medidas que buscaban la igualdad de oportunidades y grandes reformas en materias muy diversas. En los últimos años de gobierno socialista: La conquista de los derechos civiles de los homosexuales, los primeros pasos para articular las políticas de dependencia o el derecho a decidir de las mujeres. Todo esto son conquistas, no podemos olvidarlas. Es cierto se han hecho muchas cosas mal pero jamás se ha puesto en peligro la Sanidad Pública universal y gratuita como se está haciendo en la actualidad o por otro lado la reducción del 20% del presupuesto en educación. Por ese motivo la expresión utilizada en su artículo “han sido años de miedo de la derecha desde la derecha” ¿no le parece exagerada? Porque a mí, los que realmente me dan miedo son los que gobiernan ahora.

    Pero no es mi intención defender lo realizado por el PSOE durante sus gobiernos. Creo que a lo largo de la historia hay grandes aciertos y grandes decepciones. Ya sabe lo que significa gobernar.
    Me interesa mucho más comentar con usted algunas cosas que me han dejado asombrado. Realmente me ha hecho pensar y recuerdo bastante bien sus clases de Teorías de la democracia en la Universidad Autónoma de Madrid. Aprendí que la democracia es mucho más que las elecciones. Comprendí que son necesarios centros de deliberación donde se pudiera debatir y dialogar. Por ese motivo apoyé y participo en el movimiento 15 M. Este movimiento social permitió abrir nuevos espacios deliberativos y lo más importante despertó a la ciudadanía de su sueño apático de la concepción política de los modernos. Además entendí que la universidad es un centro no sólo de formación profesional sino también de formación ciudadana y junto con algunos compañeros creamos ADAP una asociación con el único objetivo de crear ciudadanos. Donde ideas muy distintas pudieran ser defendidas y escuchadas. Porque la democracia tal como usted me la enseñó se basa en un pilar fundamental. La pluralidad. Por eso me sorprendió ver en este artículo afirmaciones como la siguiente: “Asique gentes del PSOE, échense a un lado o aproxímense a título individual y sin dobleces que la izquierda real de este país quiere unirse y pide paso”. No le parece que la exclusión de una parte de la sociedad representada por el PSOE constituye un ataque a la pluralidad democrática. ¿Qué sucede entonces con todos sus votantes y militantes? ¿Deben de desaparecer? O ¿quién otorga el supremo derecho de llamarse izquierda real? Por tanto el PSOE y todos los que lo forman (militantes, simpatizantes y votantes) se convierten en un ente abstracto llamado izquierda imaginaria, como contraposición a lo que usted llama izquierda real. Porque está claro. Si no forman parte de la izquierda real algo tendrán que ser. Sólo digo que a veces la llamada “izquierda real” se equivoca de enemigo. Exclusivamente se podrán conseguir las grandes conquistas de la izquierda, si toda permanece unida. Pienso que el gran fallo histórico de la izquierda a nivel mundial y concretamente en nuestro país es que nunca ha estado unida. Al final en todo tiempo y lugar los intereses partidistas y personales han superado los objetivos comunes que toda la izquierda añora. Un mundo mejor y más justo. Convirtiéndose estos en mero papel mojado. Pero eso sí, con la firma de Marx o Bakunin por supuesto. Debería haber unidad. Sin embargo no una unidad a cualquier precio. Tendría que ser una unidad democrática y plural donde exista la crítica y la democracia.

    Por este motivo cuando alguien del PSOE menos precia a IU o al 15 M yo le respondo y hablo de la importancia que tienen para la izquierda. Pero también cuando se ataca al PSOE respondo; porque me considero socialista y porque creo en la unidad de la izquierda para conseguir los grandes objetivos. El PP y PSOE no son lo mismo; es lo que quieren que creamos. Históricamente no lo han sido, ni lo van a ser. Aunque en algún momento sus políticas hayan sido muy parecidas (lo cual critico) las bases son muy diferentes y sus ideas también lo son.
    Las bases del PSOE piden cambio. La militancia está luchando desde la plataforma por la Sanidad Pública por la educación, con los sindicatos, con los movimientos sociales. Participo y formo parte de las Juventudes Socialistas y del PSOE. No el PSOE de Ferraz sino el que está a pie de barrio. Por tanto profesor ¿Por qué unas formas de hacer política las valora más que otras? Entonces, ¿la gente que trabaja desde las agrupaciones no forma parte de la izquierda real? El PSOE no es ni Rubalcaba, ni Chacón ellos forman parte del PSOE y tienen un rol determinado. El Partido socialista son todas aquellas personas que trabajan día a día para cambiar la realidad.
    Por este motivo profesor, me sorprende que ignore a los militantes que trabajan a diario sin ningún tipo de remuneración. Ciudadanos que llevan trabajando desde hace muchos años. También me sorprende que ignore a los 6 millones de votantes que en los momentos más difíciles para la organización le han dado su apoyo en las elecciones generales. En cierto sentido está excluyendo a estos ciudadanos, tanto de la ciudadanía como de la izquierda. No entiendo porque se intenta destruir una organización de izquierda en vez de combatir el neoliberalismo que nos está gobernando. Parece que en algunos sectores de la izquierda, y concretamente en algunos ambientes intelectuales, no se intenta crear una alternativa de unidad de la izquierda, sino simplemente parecen satisfechos con la destrucción del PSOE. Por tanto me surge una pregunta, que a mi juicio me parece lógica y después de la destrucción, ¿qué?
    Muchas gracias profesor, espero no haberme extendido demasiado. Espero que todo le vaya bien. Un afectuoso saludo.

    • Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Jediael, gracias a ti también, me alegro además de que me escribas preguntándome estas cuestiones tan razonables.

      Quizá esas dos últimas líneas debieron ser algunas más, pues seguro que lo hubiera explicado mejor.

      Cuando pido a las gentes del PSOE que se echen a un lado, evidentemente no estoy solicitando que desaparezcan ni busco ninguna exclusión. Tan sólo, que no obstaculicen el proceso de unidad de la izquierda que se quiere llevar a cabo.

      Si los militantes y simpatizantes socialistas -como ya indico también en el artículo que están haciendo muchos- quieren unirse a este proceso, en mi opinión no debería ser para incorporar la cultura jerárquica de su organización ni las políticas de derechas que han implantado durante años. De ahí que enseguida les anime también a que se unan sin dobleces.

      Se han dado ocasiones en que dirigentes socialistas han dicho que quieren que se dé una discusión “plural” en la izquierda, o han ofrecido pactos de gobierno en coalición. Cuando esto ha sucedido, si se dicen o se proponen ciertas políticas de izquierdas el PSOE entra en pánico y se apresta a rechazarlas desde la mayoría o su poder. O logra que quien lo formule pase a su terreno, que también sucede. Creo por tanto que volver a ese modo de “colaboración” no es ya posible por la honda desconfianza generada.

      La gente socialista que, como tú, trabaja a pie de calle es más necesaria que nunca para lograr un gran cambio político desde la izquierda. Mi opnión es que este no se va a lograr siguiendo a una dirección y un partido que en las últimas décadas ha llevado políticas de derechas.

      Cuando estudiábamos la necesidad de respetar la pluralidad en una democracia decíamos que cada uno tenemos el derecho de mantener nuestra posición política desde argumentos veraces, respetuosamente. Reverenciando la diferencia. Si la dirección del PSOE, y quienes les siguen, continúa contemporizando o moviéndose con gran timidez en asuntos como la corrupción, la inmigración, la política económica, los desahucios, la represión policial, etc., de acuerdo. Yo solo digo que no quieran entonces estar en una futura unión de izquierdas en este país, porque la llevarán al fracaso. De ahí que pida que se echen a un lado de cara a esta tarea concreta.

      Y es que si desde el PSOE se respeta la pluralidad, sus dirigentes deben aceptar que no pueden “atraparlo todo”: si están a favor de hacer caso a la troika en sus recomendaciones sobre el pago de la deuda, por ejemplo, deben reconocer que las posiciones que están en contra de este pago son diferentes. Lo que no me vale es que quieran abarcar una política y también, nominalmente, su contraria. Las distinciones en política son imprescindibles.

      Por supuesto, me encanta discutir con socialistas que insisten en la línea marcada por su partido en los últimos años, también con gente de UPyD, o con simpatizantes del Partido Popular que todavía confían en este gobierno. En el debate democrático es preciso escuchar todos los argumentos, sin ilegalizar a nadie por expresarlos, y no tener miedo a reconocer alguna cuestión en la que uno pueda estar equivocado. Pero si ahora UPyD declara que quiere estar en un futuro proceso de unidad de la izquierda, me temo que le diría lo mismo que al actual PSOE. Eso no quiere decir que les considere lo mismo, pero sí que entorpecerían de manera similar esta tarea.

      Espero haberte aclarado algunas de tus dudas, y lo dicho, ¡muchas gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s