El hundimiento de la economía española

Daniel Albarracín, Nacho Álvarez, Manolo Garí y Bibiana Medialdea

(miembros del consejo editorial de VientoSur).

http://www.vientosur.info/spip/IMG/pdf/para_VS_13_julio_2012.pdf

La altanera incompetencia de Rajoy

La batería de medidas anunciadas el día 11 de julio por Rajoy en medio de los indignos aplausos de su bancada constituye un ataque contra la mayoría social y supone una declaración de guerra contra la población asalariada. De entre ellas destaca, por el grado de desprecio que representa hacia las personas más débiles, la referente a los recortes de la prestación de desempleo. Por ello no es extraño que hayan suscitado inmediatamente reacciones contrarias por parte de las organizaciones sindicales y sociales.

Sigue leyendo

Anuncios

¿Dulce rescate o agrio secuestro?

Daniel Albarracín, Nacho Álvarez, Manolo Garí y Bibiana Medialdea

(miembros del consejo editorial de VientoSur).

http://www.publico.es/dinero/439157/dulce-rescate-o-agrio-secuestro

El pasado 29 de junio el Consejo Europeo alcanzó un acuerdo para permitir la recapitalización directa de la banca española y, con ello, intentar aliviar la presión de los mercados sobre las deudas soberanas. Este acuerdo modifica algunas de las condiciones inicialmente previstas en el rescate de la banca española, lo que está siendo presentado por el gobierno como una auténtica pica en Bruselas.

Con la finalidad de romper el círculo vicioso entre la deuda privada de los bancos y la deuda soberana, el acuerdo alcanzado faculta al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) a recapitalizar directamente las entidades financieras españolas, de forma que los fondos avanzados por dicha institución no computen como deuda pública adicional. Una segunda novedad contemplada por el acuerdo es que el MEDE no se constituirá en acreedor prioritario en caso de impago (lo que evitará una mayor presión sobre la prima de riesgo española).

No obstante, el acuerdo alcanzado no sólo presenta importantes claroscuros, sino que también mantiene las perennes obstinaciones de Bruselas. Aunque encender una vela en un oscuro túnel puede ahorrarnos algún tropiezo, no hace que el túnel cambie de destino.

Sigue leyendo