El gasto público como falso problema

Como la neolengua orwelliana, se trata de renombrar las cosas para escamotear realidades. O incluso se lee al revés la secuencia  para que parezca lo contrario.

La gigantesca  deuda privada, sobre todo empresarial, se transforma en un mea culpa colectivo de “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”.  Y uno de los países con menor capacidad de recaudación fiscal de la eurozona, pasa a diagnosticarse ahora como ejemplo de Estado sobredimensionado. Con ello, el gasto público se señaló como el problema sobre el que incidir.

En ese peculiar diagnóstico se han basado los Presupuestos Generales del Estado para 2012. Pocos días antes de que éstos fuesen publicados, el periódico Diagonal me publicó el siguiente artículo, al que podéis acceder aquí.

El gasto público no es el problema. Y recortarlo no supone solo una cuestión contable, sino política y democrática, en tanto lo que se recortan son también derechos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s